domingo, 9 de abril de 2017

FINAL FANTASY VII -PSN review-


Pensé que iba a costarme mucho más tiempo, pero en poco menos de un mes, y descuidando algunos side-quests que me salté sin querer, me he pasado este mito de la PlayStation.


FINAL FANTASY VII, efectivamente, tras casi dos años de pausa, he reanudado la saga del Final Fantasy, con la que me comprometí a pasarme desde el principio al final todos los títulos principales. Así, estamos hablando del juego que marcó una antes y un después en la saga, siendo el primer título de la saga para PlayStation, y con gráficos 3D, entre otras cosas, que pronto se ganó el corazón de tantos jugadores para convertirse en esa clase de juego que todo amante de los JRPG tiene debe jugarse. Pero ¿qué es lo que hace de este título una referencia? Era hora de averiguarlo. Allé voy.

La historia se desarrolla en un planeta cuya energía vital está siendo convertida por la empresa de Shinra en energía Mako, su recurso energético más explotado utilizado para hacer de todo, desde encender bombillas a crear armas de destrucción masiva, sin tener en cuenta que con sus acciones se está exponiendo el planeta a una muerte prematura. No es de extrañar entonces, que nazcan grupos con tendencias terroristas para proteger el planeta, grupos como AVALANCHA, que cuenta con pocos aliados, entre ellos nuestro protagonista, Cloud Strike, quien tras su aparente pasotismo y despreocupación esconde un dramatico pasado forzado a ser olvidado. Añado aquí que haberme jugado el Final Fantasy VII: Crisis Core me resultó muy útil para comprender y empatizar con Cloud, aunque lo jugué hace ya mucho tiempo, y que considero recomendable jugarlo antes, aunque no sea esencial. De esta manera, Cloud y sus compañeros se encontrarán pronto sorprendidos por la magnitud real del problema, revelando poco a poco aberraciones genéticas relacionadas con la leyenda de Sephiroth, un héroe que murió en extrañas circumstancias, y leyendas de razas alienígenas que perseguían encontrar un lugar llamado "la Tierra Prometida" al mismo tiempo que nuestro protagonista deberá enfrentarse con su pasado para encontrar su verdadero "yo".

Hablemos ahora del sistema de juego. Aunque el sistema de combate sufre pocos cambios, el sistema de aprendizaje de magia vuelve a ser diferente al juego anterior, y al resto de juegos anteriores, pues esta vez contaremos con pequeñas bolas de cristal llamadas Materia, que deberemos de equipar para poder realizar magia. Al mismo tiempo, en los combates, además de experiencia y dinero, ganaremos AP, puntos para subir de nivel la Materia equipada, de manera que subiendolas de nivel se desbloquean nuevos hechizos. Sin embargo, los personajes sólo podrán utilizar esos hechizos si tienen la Materia equipada, no como el la entrega anterior, que podían intercambiarse las Invocaciones pero los personajes aprendía los hechizos y estos no eras transferibles. Así, si Cloud ha subido de nivel la Materia Recuperar, equipe quien equipe esta Materia, independientemente de su propio nivel como personaje, podrá realizar los hechizos Cura y Cura 2. Para realizar Invocaciones deberemos encontrar las Materias de Invocación en vez de luchar con dichas bestias, cosa que no pasa desde el quinto título de la saga, si no mal recuerdo. Por otro lado, tenemos también Materias de Habilidades, tales como Robar, Cubrir o Contraataque.
De esta manera, todos lo personajes puedes hacer todo tipo de magia, aunque esta no sea el punto fuerte de todos. Tenemos un total de 7 personajes que se unirán a Cloud, de los cuales sólo podremos llevar 3 a batalla, cada uno con una técnica peculiar y sus propias destrezas. Primero tenemos a Cloud, el único personaje que atacará con espada, Barret y Vincent tendrán armas de largo alcance, pero el primero será mejor con los ataques físicos mientras que el segundo tendrá la magia como punto fuerte, Aeris será también un buen personaje de apoyo mágico, así como Cait Sith, aunque no lo usé demasiado, Red XIII será un híbrido, muy bueno tanto con los ataques físicos como con la magia, mientras que a Tifa y Yuffie se les darán mejor los ataques físicos, siendo la primera más fuerte, al igual que Cid, quien curiosamente atacará con lanza, como si de un Dragoon se tratara. El grupo de personajes podrá cambiarse en la zona del mapa y en los puntos del guardado, además de en cierta ocasiones que el juego te obligará a llevar ciertos personajes en la party por motivos argumentales, lo cual a veces puede complicarte la partida si no los llevas a todos un poco a la par. Yo por ejemplo le cogí mucho cariño a Red XIII -a quien llamé "Amigo" cuando me dieron la opción de cambiarle el nombre- De manera que desde que se unió a mi grupo no lo dejé más que un par de veces, y el tercer puesto de mi grupo lo acabó ocupando exclusivamente Vincent, aunque por diversas razones no fuera la mejor elección para la batalla final, a pesar de que al final resultó muy útil. Así, siempre que se me obligaba a encajar a otro personaje teniendo que quitar a uno de ellos me confundía.
Por otro lado, en este juego se incluye un nuevo ataque, propio de cada personaje, llamado Límite. Límite se podrá ejecutar cuando el personaje en cuestión reciba cierta cantidad de daño acumulable. Existen cuatro niveles de Límite, cada uno con dos ataques, excepto el último de ellos, que sólo se podrá desbloquear obteniendo los seis Límites anteriores y al aplicar un objeto clave, diferente para cada personaje.

Os he buscado el momento en HD
En cuanto a su jugabilidad y su dificultad, no puedo decir que sea un juego difícil, lo cierto es que esperaba que me patearan el culo en la batalla final, y que me cagara en todo porque no había ni un sólo punto de guardado en toda la mazmorra -lo cierto es que al principio consigues un item de un sólo uso para crear tú mismo un punto de guardado en la cueva, pero lo usé algo antes de la mitad de la mazmorra- pero no fue así, y ninguno de mis personajes estaba a nivel 60, así que o tuve mucha suerte o una paciencia de santa para no salirme de mis casillas, porque la última fase del Jefe Final, la de la canción con coros en latín, hace un ataque con una cinematográfica de 2 minutos en la que no puedes hacer nada más que mirar la pantalla, y me la hizo como 6 veces, es decir, hubieron 12 minutos de la batalla en la que sólo podía rezar para que después no linkeara algún combo y me matara a mis chicos. Aún así, apenas hay un par de jefes complicados en el juego, que yo recuerde, por lo que su dificultad es bastante moderada, beneficiando a principiantes en el género, y quizás llegando así a un público más amplio. Seamos sinceros, el Final Fantasy IV está más complicado, contando con esas mazmorras en las que la dificultad subía exponencialmente, eso no ocurre en esta entrega. Añadimos a la mezcla varios minijuegos rejugables y personajes muy únicos a su manera, cada uno con una personalidad definida y diferenciada, siendo Yuffie y Vincent personajes extra que se deberán de desbloquear, y cantidad de side-quests ocultos que probablemente me salté muchos. Un fallo que sí que me perjudicó varias veces fue el hecho de que en la batalla la cámara a veces enfoca a tus personajes de manera que quedan alineados muy juntos, impidiendo ver con claridad a quién se señala, lo que me llevó varias veces a resucitar a personajes que ya estaban vivos.

Algo especial que decir sobre el juego es qu yo lo compré vía PSN y, a pesar de tener tanto la PSP como la PS3 en Inglés, los textos del juego estaban en Castellano y no encontré manera alguna de cambiar esto. Rumores había leído sobre la descuidada traducción del juego, pero vivirlo ha sido demasiado: Desde textos como "En Midgard no crecen ni la hierba ni las flores, pero por alguna razón, las flores sí" o "No te puedo vencer, eres una especie de mujer" refiriéndose a Tifa, la cual habla de sí misma multiples veces en maculino, a frases que debía de traducir literalmente al Inglés para saber de qué diablos se me esta hablando y, aún así, muchas de ellas incomprensibles y seguidas de opciones para contestar, lo cual me puso en un apuro varias veces. Es gracioso cuando sale el famoso "Allé voy" por primera vez, pero en el texto abundan palabras con letras erróneas y, sin lugar a duda, es la peor traducción con la que me he encontrado en la vida desde que leí que habían traducido en otro juego "dessert" por desierto (desert) y no por "postre", lo cual parece un error tonto pero cambiaba por completo el significado del argumento. No os preocupéis, sin embargo, a pesar de sus extrañas frases mal traducidas, se puede jugar en Español, aunque yo personalmente lo hubiera disfrutado más en Inglés.


Graficamente, siendo el primer juego 3D de la saga, economiza en cuanto a los personajes, logrando sin embargo detallados escenarios, en 2D, con cantidad de caminos secretos mimetizados gracias a la profundidad de planos en escena. Contamos también con cinemáticas con un 3D más trabajado y animado, que a pesar de su simpleza visual nos llegarán al corazón. Os lo aseguro.
En cuanto a su OST, a pesar de que no es comparable a la de la entrega anterior, cuenta aún así con piezas de inequívoca reputación que hacen que todos aquellos que jugaron el juego las reconozcan inmediatamente, porque incluso personas que no se han jugado el juego conocen a Sephiroth y algunas de ellas saben de la archiconocida One-Winged Angel, utilizada para la batalla final -por cierto, se publicó un video muy interesante de cómo se compuso la pieza, lo podéis encontrar aquí-, muy diferente es la pieza de la primera parte de esa batalla, Birth of a God, a la cual otorgo gran parte de la sorpresa que nos produce que sin previo aviso comience One-Winged Angel, que sale de la línea estética de la composición sonora del juego, en la que se reusan varias piezas para adaptarlas a distintos momentos y escenas del juego. El tema de Aerith cubre el segundo puesto en el ranking de popularidad por razones que sobran decir, pero sin embargo, mi tema favorito de todo el juego ha sido Cosmo Canyon, hasta el punto que visité ese lugar saliéndome de las directrices que marca el juego simplemente para escuchar el tema. Otro tema importante digno de mención es el tema principal del juego, Main Theme, que una vez más recicla fragmentos del tema de Aerith, quizás porque en realidad es ella la verdadera heroína. Y podría seguir nombrando cantidad de tracks y no parar.

Para acabar, mi opinión personal.
No cabe duda de que es la historia que cuenta el Final Fantasy VII lo que le llevó a ser una leyenda que todo el mundo dice que debe ser jugada, protagonizada por alguien tan especial como Cloud, un personaje que ha perdido su rumbo y que se niega a aceptarse a si mismo. Otro factor que posiblemente contribuya a atraer nuevos jugadores a la saga es su dificultad moderada, personalmente lo he encontrado más fácil que el Final Fantasy IV, del cual recuerdo ciertas mazmorras que a más de uno le debieron obligar a pausar su jugada, y lo ligero que es. De verdad, hace dos año que no juego un Final Fantasy, y no se si es que el último JRPG que me he jugado ha sido el Tales of Xillia o que le tenía muchas ganas, pero el argumento y el hecho de que muy pocas veces se te deja sin indicaciones de cómo continuar la aventura me animaron a simplemente no parar, un disco tras otro.
No puedo decir, sin embargo, que sea mi Final Fantasy favorito, ni siquiera que se encuentre en mi TOP 3 (V-II-VI), lo cierto es que al principio pensé que estaba sobrevalorado, aunque a medida que azancé en mi aventura, fui comprendiendo los motivos por los cuales este juego es tan adorado. ¿Recomendado? No dudéis en jugarlo.

miércoles, 1 de marzo de 2017

The Legend of Zelda -Virtual Console-


Parecía que nunca iba a suceder, o que faltaba mucho, pero ocurrió a finales de Febrero: Después de varios días concienciándome de ello, me senté para no levantarme sin acabarme de una vez por todas este juego.


The Legend of Zelda, el primero de todos, originalmente para NES en 1986, que he podido jugar en mi 2DS porque se puede comprar vía eShop por 4,99€. Desde bien pequeñita yo he sido muy fan de la saga, comenzando por el Ocarina of Time de la N64, envidiando a todos mis compañeros de clase que tenían una GBA para jugar a los Oracle, y continuando con el A Link to the Past y el A Link Between Worlds. No podiendo jugar a los juegos de la Wii, me decidí por volver al origen de la saga, para descubir cómo comenzó todo, para poder decir que lo he jugado, pero, aunque ya me había enfrentado a retos como el primer MegamanCastlevania, no imaginaba esta locura.

El argumento no es ninguna sorpresa: Para proteger el sagrado Triforce del principe de la oscuridad, Gannon, la Princesa Zelda divide una de sus piezas en 8 fragmentos antes de ser capturada. ¿Nuestra misión? Reunir estos fragmentos para reconstruir la pieza e ir a salvar a Zelda. La dificultad, sin embargo, es una auténtica pesadilla. De verdad. La dificultad de este juego se ríe a carcajadas de todos nosotros porque está bien claro que se hizo apropósito para que el jugador compre la guía del juego, porque las pistas que se te dan dentro del juego son más bien escasas, no mas comenzar se te otorga tu primera espada y se te deja sólo y sin más diálogos en el mundo de Hyrule, por lo que, encontrar la primera mazmorra sin guía es una casualidad, pero es que el resto de juego, sin guía, es mucho más que un reto, prácticamente imposible, como mínimo, tienes que consultarla para saber dónde están las mazmorras, muchas de ellas ocultas a la vista. Aún así, la dificultad llega más allá, aunque conforme avanza la aventura tengas acceso a mejores armaduras y espadas, tu equipo inicial y la inexperiencia hace del principio de la aventura algo muy complicado, y las mazmorras, aunque con mapa, tienen cantidad de pasillos secretos y paredes detonables, así como ítems clave que puedes dejarte olvidados perfectamente, y jefes que, por cierto, se repiten. Para acabar, puedes ver cuántas veces has muerto al cargar tu partida. Jodido. Desesperanzador. Y muchas veces irritante, y no os imagináis hasta qué extremo.

Teniendo la posibilidad de hacer guardados rápidos en la Virtual Console, el juego debería de ser mucho más fácil (Yo me reté a no usarlo, pero la mazmorra final me fue demasiado, y lo que no me libró de mis más de 130 muertes), cierto, aunque eso no te quita la frustración de ciertas salas de mazmorras plagadas con enemigos, algunos de ellos con la capacidad de teletransportarse a cualquier lugar de la sala al azhar, otros capaces de quitarte tu escudo mágico y, peor aún, no devolvértelo jamás, por lo que te toca ahorrar 130 rupías para volverlo a comprar. Y esta última mención no es la única diferencia de gran importancia que he encontrado con juegos posteriores, las flechas, por ejemplo, parecían que no se consumían hasta que me acabé el dinero, sí, es como si Link hiciera descargas digitales por una rupía cada vez que dispara una condenada flecha que, por cierto, necesitarás para derrotar a Gannon. Botellas donde guardar hadas, tampoco, aunque eso ya lo sufrí en el Oracle of Ages.

Y aún así, no todo son cosas malas, porque algo debe de tener el juego para que aguantara tanta tortura, tantas muertes, tanto ahorrar para comprar pociones y escudos, o tanto salir y entrar de las mazmorras para conseguir corazones, porque esa es otra, si mueres fuera de la mazmorra apareces justo donde comienza la aventura, por lo que te toca volver a buscar la puñetera mazmorra, y hay algunas que sabiendo dónde estaban me perdí de camino a ellas. No estoy hablando precisamente del apartado gráfico, que muchas veces hería a la vista, que por una parte comprendo la limitación de la consola, aunque estamos hablando de la misma consola en la que se jugó el Megaman, publicado 3 años después. Quizás tenga mucho que ver la soundtrack, desenfadada, mucho más que conocida, que aunque te hartes de escuchar el Overworld Theme, cada vez que comienza no puedes remediar esbozar una sonrisa, o cuando Menu Theme te hace cerrar los ojos para salir mentalmente del juego un momento antes de continuar. ¿Tema estrella? Title Theme, sin dudas, digno de ser el tema del primer juego de esta saga.

Es otra cosa, la que quizás me haya empujado a seguir, a parte del orgullo, y es, me parece, la clase de historia que se narra, la historia de un héroe con una misión que cumplir, con un mundo que salvar y una princesa que rescatar, con tantos peligros y amenazas que le harán la vida imposible, con tantos quebraderos de cabeza buscando al Jefe de la mazmorra, y con muchos misterios innombrables por desvelar. Una leyenda de Fantasía Épica protagonizada por nosotros, que en el juego nos encarnamos como el pequeño y torpe Link, a quien sin lugar a duda se le ha impuesto un reto que le viene grande.

Con poco más que decir de este juego tan particular, creo que es la primera vez que puedo decir que no se lo recomendaría a nadie que no estuviera dispuesto a aceptar un reto de los grandes al que le deberá echar mucha paciencia, en el que el hecho de derrotar a un Jefe sabe a gloria porque es sinónimo de no tener que volver a hacerte esa mazmorra, de verdad, es el juego de la saga que menos he disfrutado, y el A Link to the Past tiene una dificultad comparable (o al menos de los juegos de la saga que me he jugado yo pensé que era el más difícil antes de jugar esta entrega) y se pelea con el Ocarina of Time en mi ranking personal de favoritos, y es que esta entrega del Zelda carece de tantos elementos, desde NPCs entrañables hasta, bueno, es que no hay un puñetero pueblo, el mundo de esta historia no tiene más que mazmorras y cuevas donde se ocultan los vendedores, cada uno de ellos más ladrón que el anterior. Eso sí, puedo decir con orgullo que yo me he pasado el primer The Legend of Zelda.
Este diseño de Link es lo más entrañable del juego.

viernes, 6 de enero de 2017

Sailor Mercury POP! -reseña-


Se supone que el primer post del año tiene que ser el de los propósitos de Año Nuevo, y se supone que debí de escribirlo hace un par de días, porque tengo la lista escrita en mi libretita de entradas, sin embargo por Reyes me han regalado esta pequeña figurita y hace tiempo que no escribo reseñas de figuras, así que...

 Funko Toys, responsable de la línea de figuras POP!, hoy en día en venta en todas y cada una de las tiendas de cómics del país, en su sub categoría de POP! Animation se ha dedicado a retratar con su característico diseño varios personajes de famosas series de animación, tanto americanas como japonesas. En esta ocasión, veremos con detalle a mi heroína favorita de mi anime favorito de todos los tiempos, Sailor Mercury coprotagonista en Sailor Moon.

Con unos 10 cm de altura, la figura viene acompañada de una base transparente de plástico en la cual no he logrado encajarla porque el pivote no encajaba con el agujero correspondiente en su pie, sin embargo, y aunque no lo parezca, la figura se mantiene en equilibrio sin dificultades, pues a pesar de su gran cabeza, la figura pesa muy poco, por lo que probablemente la cabeza esté hueca por dentro, y los pies son lo suficientemente grandes para aguantar el ligero contrapeso.
Sin articulaciones, exceptuando el cuello ya que se puede girar, Mercury posa para atacar elevando ligeramente el brazo izquierdo dándole ese toque tan mono. La pintura, aunque con tonos acertados, tiene un par de errores tal y como podéis ver en la foto de abajo, sin embargo en conjunto pasan desapercibidos.

No hay demasiado más que decir al respecto, en función calidad-precio está muy bien, y el catálogo de POP! se amplía cada vez más, incorporando cada vez más sub-categorías que abarcan cada vez más personajes, que con su diseño sencillo se acerca cada vez a un público más amplio. En cuanto a mi opinión, me da la sensación de que acabaré comprando alguna más...




Cute Spinning Flower Red