martes, 28 de julio de 2015

WONFES SUMMER 2015


Pues hacía unos días que quería escribir algo pero no me decidía sobre qué. Pensé en escribir sobre unos maravillosos cómics que adquirí hace poco, pero luego pensé en escribir sobre mis preciosas maquetitas de Megaman, y cuando me giré a mirarlas, vi mi butaca nueva y me puse a jugar al Dark Souls, lo que, rato después, me recordó que tengo el Final Fantasy VI a medias, pero entonces me puse a jugar al Pokémon (WTF). Y suma y sigue.
La cuestión es que este finde fue el WONFES, y hace tiempo que no escribo sobre este tema.


Oh, WONFES, motivo al mismo tiempo de alegrías y tristezas, de gritos de júbilo y sollozos y, sobre todo, de coleccionistas que lloran sus tarjetas de crédito o de tarjetas de crédito que lloran futuros números rojos. En cualquier caso, los días de antes siempre se sueña con mayor frecuencia con "ese personaje que se merece una buena figura" o con "esa figura de la que deberían hacer una nueva tirada", sueños que acostumbran a no cumplirse a no ser que ese personaje sea de lo más nuevecito o esa figura coincida con el aniversario de algo. Sin embargo, han ocurrido cosas curiosas esta vez.

Antes que nada, me permito linkearos a las respectivas listas del evento, esta primera tiene las novedades, y esta segunda se trata de actualizaciones sobre figuras anunciadas con anterioridad, es decir, prototipos pintados de lo que en la última edición del festival eran meros carteles de anuncio, etc.
Os pongo los links más que nada porque en esta serie de posts yo sólo hablo de lo que me ha llamado la atención y de mi más o menos breve opinión. No voy a comentar todo lo que haya porque me parece absurdo y lo que yo sé no acapara un gran porcentaje del total.

NI MA BODY, NI MA WALLET, NI MA ROOM.
NADA ESTÁ READY NUNCA PARA EL WONFES.
La primera figura sobre la que quiero hablar era algo que iba a salir seguro. Es la fotografía de la introducción y el próximo rey de mi corazón: Mikleo del Tales of Zestiria. Hace tan sólo unos pocos años, sólo los fans del Tales of hablaban del Tales of, y yo era una de ellas. El Tales of the Abyss, en su momento, fue el gran bombazo, pero no lo suficiente, parece ser, como para que la productora se diera cuenta que fuera de Japón también existe gente que adora la saga, y la razón es simple: Hasta hace poco Namco no parecía demasiado preocupado por los seguidores extranjeros, y tampoco se preocupó mucho en sacar sus juegos para diferentes plataformas, lo cual indudablemente hubiera aumentado su número de fans, porque gente como yo, que no tiene PS3, ya no tiene acceso alguno a sus últimos TRES títulos, dos de ellos se mueren de asco en mis estantes, y los compré porque pensé que algún día tendría la oportunidad de jugarlos. Por alguna razón que aún no entiendo, el Tales of Xillia sí que fue publicitado lo suficiente y se ganó el cariño del público de nuestro continente, probablemente por la falsa modernidad aportada por la posibilidad de poder elegir entre un protagonista masculino y una protagonista femenina con distintos puntos de vista sobre el argumento, como si no se hubiera hecho ya mucho antes esto, O yo qué se. Whatever, no tuvo tanta relevancia, creo yo, su segunda parte, hecha a mi parecer para aprovecharse de la fama adquirida (sigo hablando desde las apariencias, no he jugado ninguno de los dos juegos.), pero ya se han preocupado que todo el mundo se entere del más reciente título de la saga, el Tales of Zestiria, famoso, entre otras cosas por la polémica de su pseudo-protagonista femenina. La cuestión es que Namco-Bandai ha decidido avanzar un pequeño paso más por solidarizarse con los jugadores pobres, y ya puedes pedir tu juego vía Steam.
, gente como yo podrá jugar este juego en su ordenador, fuck yeah, y Dios quiera que pongan títulos anteriores porque a mi el que me interesa de verdad es el Rebirth, que bien que está para PSP como el Eternia pero nunca salió de Japón. O el Destiny 2, ya que estamos.
La cuestión es que, así como ya he dicho antes que en su momento el Tales of the Abyss fue la repera pero sólo tiene una figura de su protagonista principal, el Tales of Zestiria ya cuenta con una figura de su pseudo-protagonista femenina por ALTER, y una de su protagonista masculino por Kotobukiya, quien también ha decidido encargarse de la verdadera protagonista femenina Mikleo, la aparente versión de Leon Magnus. Porque cuando lo vi pensé que eran clavados. Podría seguir despotricando de la saga, porque me gusta mucho y ella me da tan poco, pero lo importante es que esta figura se viene a mi casa, y podré decir con orgullo que he jugado el juego (no como el Vesperia).
Tema a parte está lo que me promete el juego, que de momento me parece que el Tales of Eternia seguirá siendo mi favorito de la saga. Ya veremos.
¿La figura en concreto, por favor? Estable y dinámica, pinta muy bien, sin fecha aún, pero teniendo el prototipo listo, yo la veo para Febrero, y siendo Kotobukiya, no creo que hayan retrasos.

 Otra muy agradable sorpresa, que no me hubiera esperado nunca, es el NENDOROID de mi pequeño Blue Bomber, MEGAMAN. Con prototipo pintado y todo. No sé qué diablos ha ocurrido para que suceda este milagro, pero me parece correctísimo. Sin fecha tampoco, sospecho que será mucho más posable que los NENDOROID comunes, o más les vale, que tampoco estoy muy al corriente de lo último de la casa, porque mi más reciente Nendo es mi Miku 300 (a la cual adoro), y pensaba pillar a Kaito de Senbonzakura, pero la marca es conocida por hacer de los personajes figuras más bien cucas que posables. El color está estupendo, ahora falta que nos enseñen accesorios.
Aún así, teniendo yo mis maquetas, no creo que lo compre, lo que me sabe mal, porque si hubiera sido X no lo hubiera dudado ni un instante. Hablando de Megaman X, X-PLUS ha anunciado un Zero gigante a escala 1/4, pero no le tengo demasiado aprecio a la casa, sus figuras son exageradamente caras para lo que parecen.

En tercer lugar de mi ranking de interés, dos chicas del mundo del Touhou Project: Remilia y Scarlet.
No, ya sabéis que yo no estoy metida en este mundillo del Touhou, pero el único juego al que he jugado, The Embodiment of the Scarlet Devil, es uno de esos juegos que me gustaría rejugar y que siempre digo con orgullo que me lo pasé, aunque fuera en modo fácil, por lo que nunca llegué a luchar contra Scarlet... La cuestión es que siempre he sentido cierta admiración y respeto hacia el personaje, por no decir que su diseño me parece precioso. Redibujada de mil maneras, quizás estas versiones se quedan en la estética de principios de siglo, cuando estaban de moda las cabezas grandes con ojos gigantes para cuerpos chiquititos, que generalmente no me gusta nada, y, es cierto que hay figuras de ellas más bonitas, pero, o bien son exclusivas, o ya están descatalogadas o bien se revenden a un precio no demasiado asequible.
Con bonitas poses estáticas, con sus curvas para darles interés, y colores más bien pastelosos, se apoyan delicadamente con la punta de los pies sobre las bases. Generalmente diría que es peligroso y que suena a problema, pero no parecen pesar demasiado las figuras y, a pesar de la extraña curva hacia atrás de Remilia, parece que estén bien equilibradas. De Aquamarine, probablemente lo más bonito que haya hecho la marca.
Preparadas para ser reservadas, fechan para este Agosto, exclusivas de Amiami sobre los 60€ cada una.
 Muy tentador, pero sin dinero y sin espacio, me costarán poner en venta alguna de mis figuras, y aún así tendría que decidirme por una de las dos.




En mi sección de "digno de ser nombrado" tenemos en primer lugar esta pedazo figura de ALTER de Cornelius y Velvet, dos de los cinco protagonistas del Odin's Sphere, juego que ha vuelto a boca de todos tras la recién anunciada remasterización.
El anuncio de esta preciosidad hace que vuelva a tener fe en poder conseguir una de esas maravillas que seguramente tampoco podré permitirme si vuelve a salir.
Es uno de tantos juegos que tengo a medias, y quizás sea hora de retomarlo.
Y luego tenemos los casi olvidados diseños de Tony Taka para los Kagamine, cortesía de Max Factory.

Siento pena por aquellos que amen el juego y adoren a estos personajes.

Y por último, un WTF.
¿Os acordáis de cuando me aburría mazo y posteaba episodios de anime que en realidad me inventaba?
¿Os acordáis de que posteé K?
Dios sabe cuántos años hace de ello (bueno, y si miro los archivos del blog yo también) y es ahora cuando se les ocurre sacar figuras. Misaki y su novio. WTF.
Creo que pone que la versión de ese OVA o peli que tenían que sacar o que ya han sacado pero que cada vez que recuerdo lo guapo que estuvo el primer episodio y cómo fue degradando en calidad, y ese argumento que realmente no tenía demasiado sentido, aunque ahora no lo acabo de recordar, y aquellos momentos tan mal dibujados, puaj, por no hablar de ese helicóptero 3D que aún recuerdo que metieron gratuítamente, me pongo enferma. Prometía tantas cosas maravillosas...
Que, por cierto, de figuras a escala sólo están estas y un par más, de ellos, y no de los protagonistas, por alguna razón será...
Si no me equivoco, ya vi esos uniformes que llevan en alguna ilustración.
Sólo lo han hecho para abrir heridas.


Y así acaba el WONFES de este verano para mí.
Os recuerdo que al principio del post he dejado las listas completas.
Corazones rotos y tarjetas de crédito sin saldo, pero, qué bonitas quedan las figuras en los estantes, Dios.
Lo único que espero, es que el WONFES haya sido amable con vosotros, porque yo me voy a dejar mínimo 70 pavos en el Miku este.

lunes, 6 de julio de 2015

SONIC THE HEDGEHOG -Virtual Conlose review-


Pues justo comenzó Julio y me vino esa clase de caprichos que les ocurren a las mujeres durante esos días sensibles del mes. Generalmente, mis caprichos me piden chocolate y papas, pero esta vez quería ponerme mi camiseta de Sonic(?). Y es que esa camiseta tiene su historia, heredera, al mismo tiempo, de la camiseta anterior de Sonic, ya tan estropeada de llevarla tanto que no debería de ser lavada de nuevo, por su seguridad.
La cuestión es que me la puse y me dije "pero si yo nunca he jugado ningún juego de Sonic (excepto el de los minijuegos cuando tenía 14 años)" y cuando me di cuenta. ya estaba en la Nintendo eShop buscando.


Y así es cómo adquirí el SONIC THE HEDGEHOG en su edición para la Game Gear en la Nintendo eShop por 4,99€, y comenzó mi aventura.

Esta es la clase de pósters que me gustaría
tener colgados en la habitación.
Original de 1991, el juego trata de que Sonic debe de liberar los animales capturados por el malvado Dr. Eggman, quien parece haberse establecido en la isla salvaje, en la que vive nuestro erizo azulado, con el extraño y oscuro propósito de convertir la fauna en robots(?).

El juego, entonces, es de plataformas y acción, que se divide en 5 zonas, subdivididas al mismo tiempo en 3 stages, de manera que la mecánica es bien sencilla: Comienza una zona y Sonic deberá de llegar al final esquivando, o destrozando con sus volteretas, a los robots que se pongan en su camino, al mismo tiempo que recolectando los anillos que le servirán para protegerse de ciertos golpes. El problema es que cada vez que Sonic tropieza con un enemigo pierde anillos recolectados, y si un enemigo toca a Sonic sin que tenga ningún anillo, Sonic pierde una vida, teniendo, por defecto, 3. Por otro lado, si llegamos a recolectar 100 anillos, el marcador vuelve a 0 y Sonic gana una vida extra.
Así, al llegar al final del stage, se nos puntúa dependiendo de la cantidad de anillos recolectados y el tiempo que hemos tardado en superar la fase acabada. Si al llegar al final del stage Sonic tiene más de 50 anillos, se nos premiará con un Special Stage. El Special o Bonus Stage no tiene enemigos y parece un castillo de colchoneta del Chiqui Park, en el que tendremos un tiempo límite para recolectar todos los anillos que podamos y llegar al final para que se tramite la puntuación. Lo mejor de este stage es que entre los anillos encontraremos vidas extra y podremos desbloquear la opción de continuar la partida cuando Sonic se haya quedado sin vidas.
Una vez superados los dos primeros stages de una zona, se accede al tercero en el cual deberás enfrentarte contra el Dr. Eggman y su robot lanza misiles que irá complicándose conforme se avanza en el juego. Una vez derrotado de la única manera posible porque Sonic sólo puede dar volteretas, el Dr. Eggman huye y Sonic puede liberar a los animales encarcelados, pasando así a la siguiente zona.
También podremos encontrar a lo largo de nuestra partida unas joyas escondidas y de difícil acceso llamadas Chaos Emeralds, que al recolectarlas todas varía ligeramente el final del juego.


El problema de este juego, o al menos de esta edición, es que no se puede guardar la partida. Así es, si pierdes deberás de comenzar desde el principio. Probablemente, ese sea el verdadero reto del juego, junto a la recolección de las Chaos Emeralds.


 En cuanto a gráficos, el juego es muy sencillo a 8-bits, y se basta con elementos básicos para crear los planos de profundidad, con colores, eso sí, muy contrastados que nos permitirán leer con mucha facilidad la pantalla.

Y la soundtrack de este juego no tiene desperdicio. Con 9 tracks y los sonidos correspondientes cubre todo el apartado sonoro, con un ritmo alegre y unas notas divertidas que, cuando toca, te ponen en situación. Sin lugar a dudas, el tema del Scrap Brain Zone es mi favorito, porque la música cambia de ritmo y entonación para decirte que ya estás llegando al final, junto al contraste del cambio de escenarios, ya que los anteriores eran exteriores naturales o las ruinas acuáticas, y ahora parece un polígono industrial. También digno de nombrar, el Green Hill Zone, o el Jungle Zone Theme que te anima a seguir adelante a pesar de ser uno de los más difíciles, a mi parecer. Aunque para mí el tema estrella es el del Bonus Stage, que suena a una felicidad comparable a la de cuando te vas a comprar un buen helado de fresa en la horchatería en Verano y, aunque haga calor, sopla una pequeña brisa. Oh, el helado es de fresa, plátano y chocolate, por dos euros y medio.

Lo compré la noche del Miércoles y ayer noche lo completé. Un juego fácil, que hace al jugador aprender de sus errores, quizás a base de castigo obligándole a comenzar el juego de nuevo, pero que la diversión que me ha proporcionado estas siestas y noches ha dejado huella en mi corazoncito, y, el orgullo de decir que te has pasado todo el juego seguido (porque no te deja otra opción) te hace sentir muy bien.
Es extraño porque generalmente revienta mucho cuándo te toca volver ha hacer algo en un juego porque no se ha guardado la partida, pero con este juego es distinto. Cada stage es diferente y único, con sus pequeñas dificultades y sus secretos, y se disfrutan mucho porque, aunque al principio no te salga bien, cuando llega ese momento en que te lo pasas te sientes genial, y a la siguiente vez que te lo tienes que pasar te encuentras mucho más cómodo.

Yo, personalmente, me lo he pasado muy bien jugando este juego. Y sé que, cada vez que encienda mi 2DS y lo vea en la pantalla voy a sonreír, porque recordaré estos días que tanto me he divertido. Y entonces lo volveré a jugar.
Porque muchas veces recomiendo juegos que te pueden hacer pasar un buen rato, pero este Sonic se puede rejugar tantas veces como quieras y, desde luego, a mi aún me quedan incontables tardes de diversión y Bonus Stages. ¿Quieres un clásico atemporal rejugable hasta la infinidad? Este es tu juego.

La camiseta de Sonic heredera de la camiseta de Sonic vieja que me hubiera gustado fotografiar pero que olvidé en la ciudad.

viernes, 3 de julio de 2015

PRETTY GUARDIAN SAILOR MOON manga review


Pues pensaba que con la llegada de Junio tendría mucho más tiempo para el blog, pero es que ha sido un mes de locura que aún no ha acabado, entre fechas de entrega, spam a secretaría, limpieza del piso en el que ya no vivo, el TFG, el update constante de mi trabajo, el médico, las facturas de Internet que no me da la gana pagar y, para acabar, el Dark Souls y mis venganzas. Y llegó Julio.
Y esto no puede ser, así que get ready porque este mes espero publicar el doble. Espero.

Así, comencemos hablando de un manga que hace tiempo que completé y tenía ya ganas de hablar de él: Sailor Moon.
En su momento ya hablé de su precuela, pero eso fue hace mucho tiempo y me da miedo leer lo que yo decía hace tres años, y ahora toca el título fuerte de la saga, Pretty Guardian Sailor Moon, de Naoko Takeuchi, publicado originalmente entre 1991 y 1997 en 18 tomos, Norma Editorial se ha encargado de su más reciente publicación en España, recopilando la obra en 12 tomos.
Argumentalmente trata sobre Usagi Tsukino, una chica muy despistada y amante de los recreativos que, a consecuencia de ello, no saca buenas notas, por no decir que cree en el amor tal y como cree cualquier niña de 13 años. La cuestión es que la pobre chica un día descubre que ella es en realidad una guardiana, Sailor Moon, cuyo deber es proteger el planeta Tierra, con el poder del Cristal de Plata, de todos los enemigos que, por diversas razones, intentarán o bien conquistarla, o bien destruirla.
Naturalmente, Sailor Moon no puede llevar a cabo tan ardua tarea sola, por lo que deberá buscar a sus compañeras, guardianas de otros planetas, para proteger la Tierra.
Parece esto muy sencillo, pero no es así: Pues llega un momento en que nuestro grupo de ya cinco guardianas descubre que en realidad Sailor Moon es la reencarnación de la princesa de la Luna, que murió después de su amado en una guerra. Obviamente su amado es en realidad el famoso Tuxedo Mask que la ha estado ayudando todo este tiempo. Y todo esto y muchas cosas más ocurren en el primer arco de la historia formada por un total de cinco arcos, por lo que supondréis que la historia se lía, traviesa y alcanza niveles de complicación difíciles de sostener argumentalmente, y causados muchas veces por motivos realmente ridículos. Recuerdo que en un arco el objetivo final de la malvada principal era casarse con Mamo-chan(Tuxedo Mask). Tal y como lo habéis leído: Le estaba jodiendo la vida a Sailor Moon porque se quería casar con su novio. WTF. En serio.
Por no decir que hay ciertos detalles que se nos escapan por completo. No querría spoilear, pero en el último tomo las Sailor Star simplemente desaparecen y no se vuelve a saber nada más de ellas.
Pero, más importante que eso, es cómo llega un momento en que las compañeras, y mucho más que amigas de Sailor Moon, estorban más que ayudan. Porque comienzan siendo 5 guerreras acompañadas de Tuxedo Mask, quien hace bastante poco pobre chico, y acaban siendo 10 y pico, porque la manera que tiene esta mujer de introducir personajes es un vicio, y luego todas las viñetas están llenas de gente y yo me digo "qué pesadilla tener que dibujar a tanta peña en una sola viñeta", y resulta que, ya sea porque hay demasiados personajes o porque el guión de la historia es así, las guerreras van cayendo una a una, o de dos en dos, para que Sailor Moon acabe desesperada, herida emocionalmente, y sola ante el jefe final del arco.

Una de las primeras páginas
del tomo 1
Y es que, Sailor Moon es en realidad una desgraciada que no ha hecho nada para merecer tanto sufrimiento en su vida, pero que le ha tocado. Durante esta historia pierde varias veces a sus seres más queridos, que muchas veces se sacrifican por ella, ya que Sailor Moon es el sentido de la vida de las demás guerreras. Decir que es un drama es insuficiente, porque lo que sufre esta chica no lo ha sufrido nadie, pero, al mismo tiempo, esto hace de ella un personaje muy fuerte, aunque siempre esté llorando, y de claras convicciones, que aunque cae siempre se levanta, y su único argumento y lo que le da fuerza para derrotar a sus enemigos es el amor que siente por todos, y eso es realmente admirable. Es todo un ejemplo, y la esencia del género del bishoujo y el mahou shoujo reside en ella. Y es una chica.
Porque esta obra es al mismo tiempo un relato feminista en toda regla en el que unas adolescentes que intentan vivir su vida normal son las únicas que poseen la fuerza, el valor y el coraje para poder salvar el planeta. Y son eso, chicas normales en realidad, que cada una piensa en sus pop idols, o en los chicos que les gustan, aún siendo conscientes de su oscuro destino al cual deben enfrentarse. Bisexuales casi todas y lesbianas unas cuantas, y travestidas algunas, a las que no les importa una mierda lo que los demás piensen de ellas. Desde luego, este manga está lleno de personajes admirables.

Una de las últimas páginas
del tomo 12
Admirable es también cómo el dibujo a penas cambia durante toda la obra. Eso es realmente sorprendente.
La estética durante toda la historia no cambia absolutamente en nada: Un dibujo de línea fina bastante suelta que conforman los muy estirados personajes, tramas las necesarias, sin abusar como en otros mangas en los que se ceban a poner tramitas como si pintaran las páginas, y recursos limitados pero bien usados, con composiciones inteligentes, aunque alguna vez no se vea qué sucede con claridad.

Lo que me empujó, sin dudar ni un momento, a comprar este manga, a estar cada fin de semana que sacaban un nuevo tomo en la tienda de cómics, ha sido la nostalgia. Porque, ¿quién diablos no ha visto Sailor Moon, ya sea en la TV3 antes de ser censurado en la Comunidad Valenciana por un gobierno contrario sin lugar a dudas a libertad de expresión, o en cualquier otro canal cuando era pequeña/o? Yo estaba todas las tardes esperando a que hicieran Sailor Moon porque fue mi primer culebrón y cuando todas estas chicas sufrían, yo sufría con ellas, y me hizo creer que yo también podía luchar contra el mal, de mil maneras, porque cada una de ellas era única, pero todas juntas es como lograban la victoria. Y Amy era mi favorita, pero no había forma de descubrir si Haruka era un hombre o una mujer, y cómo me molaba, y cómo de insoportable me parecía Chibiusa, hasta que apareció Hotaru. Y luego las Star ya fueron demasiado, por no hablar de ese final que le dieron al anime, que me dejó de piedra, experimentando por primera vez la desesperación de cuando algo se acaba, con la tierna edad de 9 años. O 10, no recuerdo bien. Desde entonces, el Lunes no ha vuelto a ser lo mismo para mí, porque legaba a casa el Viernes, y si no fuera porque hacían Pokémon el fin de semana, lo hubiera pasado muy mal.

Sailor Moon fue una de esas cosas que, mirando el pasado desde la perspectiva del día de hoy, me configuró como persona, porque las princesas que había visto hasta el momento tenían que ser salvadas por un príncipe, pero Sailor Moon no sólo era ella la que rescataba a su príncipe, también salvaba el mundo y pateaba culos. Y, por más desgracias y contratiempos que le sucedían, ella seguía adelante. Es un ídolo.

El manga, pues a pesar de las muchas desproporciones y argumentos ridículos que motivan a los enemigos para hacerle la vida imposible a Sailor Moon, es sin lugar a dudas una obra que todos, TODOS, deberíamos tener en la estantería o haberla leído. Puede que te guste más o menos el género, puede que te moleste más o menos este romance, a veces pegajoso, de la protagonista y su noviete, puede que alguna vez te irrite esta impotencia por las cosas que le pasan a la protagonista, pero los personajes de este manga son verdaderos ejemplos a seguir, que luchan por aquello en lo que creen.

Y ni se os ocurra veros esa nueva versión animada que le hicieron este año pasado. La calidad es bastante horrenda. A mi el trailer casi me hizo llorar, y luego posts del Tumblr confirmaron mis sospechas.

No os imagináis lo difícil que me ha sido componer esta foto.
Cute Spinning Flower Red