miércoles, 1 de marzo de 2017

The Legend of Zelda -Virtual Console-


Parecía que nunca iba a suceder, o que faltaba mucho, pero ocurrió a finales de Febrero: Después de varios días concienciándome de ello, me senté para no levantarme sin acabarme de una vez por todas este juego.


The Legend of Zelda, el primero de todos, originalmente para NES en 1986, que he podido jugar en mi 2DS porque se puede comprar vía eShop por 4,99€. Desde bien pequeñita yo he sido muy fan de la saga, comenzando por el Ocarina of Time de la N64, envidiando a todos mis compañeros de clase que tenían una GBA para jugar a los Oracle, y continuando con el A Link to the Past y el A Link Between Worlds. No podiendo jugar a los juegos de la Wii, me decidí por volver al origen de la saga, para descubir cómo comenzó todo, para poder decir que lo he jugado, pero, aunque ya me había enfrentado a retos como el primer MegamanCastlevania, no imaginaba esta locura.

El argumento no es ninguna sorpresa: Para proteger el sagrado Triforce del principe de la oscuridad, Gannon, la Princesa Zelda divide una de sus piezas en 8 fragmentos antes de ser capturada. ¿Nuestra misión? Reunir estos fragmentos para reconstruir la pieza e ir a salvar a Zelda. La dificultad, sin embargo, es una auténtica pesadilla. De verdad. La dificultad de este juego se ríe a carcajadas de todos nosotros porque está bien claro que se hizo apropósito para que el jugador compre la guía del juego, porque las pistas que se te dan dentro del juego son más bien escasas, no mas comenzar se te otorga tu primera espada y se te deja sólo y sin más diálogos en el mundo de Hyrule, por lo que, encontrar la primera mazmorra sin guía es una casualidad, pero es que el resto de juego, sin guía, es mucho más que un reto, prácticamente imposible, como mínimo, tienes que consultarla para saber dónde están las mazmorras, muchas de ellas ocultas a la vista. Aún así, la dificultad llega más allá, aunque conforme avanza la aventura tengas acceso a mejores armaduras y espadas, tu equipo inicial y la inexperiencia hace del principio de la aventura algo muy complicado, y las mazmorras, aunque con mapa, tienen cantidad de pasillos secretos y paredes detonables, así como ítems clave que puedes dejarte olvidados perfectamente, y jefes que, por cierto, se repiten. Para acabar, puedes ver cuántas veces has muerto al cargar tu partida. Jodido. Desesperanzador. Y muchas veces irritante, y no os imagináis hasta qué extremo.

Teniendo la posibilidad de hacer guardados rápidos en la Virtual Console, el juego debería de ser mucho más fácil (Yo me reté a no usarlo, pero la mazmorra final me fue demasiado, y lo que no me libró de mis más de 130 muertes), cierto, aunque eso no te quita la frustración de ciertas salas de mazmorras plagadas con enemigos, algunos de ellos con la capacidad de teletransportarse a cualquier lugar de la sala al azhar, otros capaces de quitarte tu escudo mágico y, peor aún, no devolvértelo jamás, por lo que te toca ahorrar 130 rupías para volverlo a comprar. Y esta última mención no es la única diferencia de gran importancia que he encontrado con juegos posteriores, las flechas, por ejemplo, parecían que no se consumían hasta que me acabé el dinero, sí, es como si Link hiciera descargas digitales por una rupía cada vez que dispara una condenada flecha que, por cierto, necesitarás para derrotar a Gannon. Botellas donde guardar hadas, tampoco, aunque eso ya lo sufrí en el Oracle of Ages.

Y aún así, no todo son cosas malas, porque algo debe de tener el juego para que aguantara tanta tortura, tantas muertes, tanto ahorrar para comprar pociones y escudos, o tanto salir y entrar de las mazmorras para conseguir corazones, porque esa es otra, si mueres fuera de la mazmorra apareces justo donde comienza la aventura, por lo que te toca volver a buscar la puñetera mazmorra, y hay algunas que sabiendo dónde estaban me perdí de camino a ellas. No estoy hablando precisamente del apartado gráfico, que muchas veces hería a la vista, que por una parte comprendo la limitación de la consola, aunque estamos hablando de la misma consola en la que se jugó el Megaman, publicado 3 años después. Quizás tenga mucho que ver la soundtrack, desenfadada, mucho más que conocida, que aunque te hartes de escuchar el Overworld Theme, cada vez que comienza no puedes remediar esbozar una sonrisa, o cuando Menu Theme te hace cerrar los ojos para salir mentalmente del juego un momento antes de continuar. ¿Tema estrella? Title Theme, sin dudas, digno de ser el tema del primer juego de esta saga.

Es otra cosa, la que quizás me haya empujado a seguir, a parte del orgullo, y es, me parece, la clase de historia que se narra, la historia de un héroe con una misión que cumplir, con un mundo que salvar y una princesa que rescatar, con tantos peligros y amenazas que le harán la vida imposible, con tantos quebraderos de cabeza buscando al Jefe de la mazmorra, y con muchos misterios innombrables por desvelar. Una leyenda de Fantasía Épica protagonizada por nosotros, que en el juego nos encarnamos como el pequeño y torpe Link, a quien sin lugar a duda se le ha impuesto un reto que le viene grande.

Con poco más que decir de este juego tan particular, creo que es la primera vez que puedo decir que no se lo recomendaría a nadie que no estuviera dispuesto a aceptar un reto de los grandes al que le deberá echar mucha paciencia, en el que el hecho de derrotar a un Jefe sabe a gloria porque es sinónimo de no tener que volver a hacerte esa mazmorra, de verdad, es el juego de la saga que menos he disfrutado, y el A Link to the Past tiene una dificultad comparable (o al menos de los juegos de la saga que me he jugado yo pensé que era el más difícil antes de jugar esta entrega) y se pelea con el Ocarina of Time en mi ranking personal de favoritos, y es que esta entrega del Zelda carece de tantos elementos, desde NPCs entrañables hasta, bueno, es que no hay un puñetero pueblo, el mundo de esta historia no tiene más que mazmorras y cuevas donde se ocultan los vendedores, cada uno de ellos más ladrón que el anterior. Eso sí, puedo decir con orgullo que yo me he pasado el primer The Legend of Zelda.
Este diseño de Link es lo más entrañable del juego.

viernes, 6 de enero de 2017

Sailor Mercury POP! -reseña-


Se supone que el primer post del año tiene que ser el de los propósitos de Año Nuevo, y se supone que debí de escribirlo hace un par de días, porque tengo la lista escrita en mi libretita de entradas, sin embargo por Reyes me han regalado esta pequeña figurita y hace tiempo que no escribo reseñas de figuras, así que...

 Funko Toys, responsable de la línea de figuras POP!, hoy en día en venta en todas y cada una de las tiendas de cómics del país, en su sub categoría de POP! Animation se ha dedicado a retratar con su característico diseño varios personajes de famosas series de animación, tanto americanas como japonesas. En esta ocasión, veremos con detalle a mi heroína favorita de mi anime favorito de todos los tiempos, Sailor Mercury coprotagonista en Sailor Moon.

Con unos 10 cm de altura, la figura viene acompañada de una base transparente de plástico en la cual no he logrado encajarla porque el pivote no encajaba con el agujero correspondiente en su pie, sin embargo, y aunque no lo parezca, la figura se mantiene en equilibrio sin dificultades, pues a pesar de su gran cabeza, la figura pesa muy poco, por lo que probablemente la cabeza esté hueca por dentro, y los pies son lo suficientemente grandes para aguantar el ligero contrapeso.
Sin articulaciones, exceptuando el cuello ya que se puede girar, Mercury posa para atacar elevando ligeramente el brazo izquierdo dándole ese toque tan mono. La pintura, aunque con tonos acertados, tiene un par de errores tal y como podéis ver en la foto de abajo, sin embargo en conjunto pasan desapercibidos.

No hay demasiado más que decir al respecto, en función calidad-precio está muy bien, y el catálogo de POP! se amplía cada vez más, incorporando cada vez más sub-categorías que abarcan cada vez más personajes, que con su diseño sencillo se acerca cada vez a un público más amplio. En cuanto a mi opinión, me da la sensación de que acabaré comprando alguna más...




miércoles, 28 de diciembre de 2016

SHINING FORCE -SEGA Mega Drive and Genesis Classics-


Tal y como pensaba, poco me faltaba para acabar este clásico de las estratégias de la Mega Drive que he podido jugar gracias a Steam. Así, hoy tengo el honor de escribir la última reseña del año, que resulta ser sobre el Shining Force.


Shining Force, publicado para la Mega Drive de SEGA en 1993, es un RPG de estrategia que relata la historia del reino de Guardiana, que tras 1000 años de paz se ve de nuevo amenazado con el retorno de Dark Dragon, un antiguo ser maligno que el ejército de Runefaust está intentando invocar. Y como cada vez que se cierne el mal sobre Guariana, un héroe surge para evitar la calamidad, y ese héroe eres tú.

Dividido en 8 capítulos, el juego se basa en las batallas de estratégia por turnos en las que deberemos organizar nuestro equipo, al cual se irán añadiendo miembros conforme la historia avance, y guiarlo hacia la victoria. Las únicas condiciones, el héore protagonista deberá estar en todas las batallas y si muere en combate se acaba la partida, y además de él sólo se podrán llevar 11 miembros más a la batalla. Por otro lado, no existe una caja de inventario como tal, lo cual es un tanto fastidioso, cada miembro del equipo puede llevar hasta 4 ítems encima, pero uno de ellos debe de ser su arma. Por otro lado, aunque la derrota del protagonista signifique perder la partida, la experiencia adquirida no se pierde, lo cual es una gran ventaja, sin embargo, las batallas no se repiten una vez ganadas, por lo que, teniendo en cuenta que la experiencia se gana por ataque/hechizo realizado, aquellos personajes que se quedan atrás en la batalla (en concreto los hechiceros y curanderos cuando se quedan sin MP) conforme avanza la aventura se quedan desaventajados. Una vez los personajes alcanzan el nivel 10, el clérigo de la iglésia que sale en todos los pueblos porque es el encargado de guardar la partida y resucitarte entre otras cosas, puede promocionar al personaje con tal nivel, de manera que vuelve a nivel 1, con los status bajados, pero que por cada nivel que suba desde entonces le aportará mayores recompensas, más HP, más agilidad, más ataque, etc. Todo hay que decirlo, la promoción no es obligada aunque sí muy recomendada.

La dificultad de las batallas es gradual. Cuando salen enemigos nuevos te desconcertas un poco, pero la mayoría de batallas no son ningún problema grave y se pasan con pocas dificultades, como mucho repites un par de veces la batalla. Es muy llevadero, y tiene algo muy especial que te haría jugar horas y horas. 

Gráficamente es sencillo, especialmente en cuanto a la gama cromática se refiere, sin embargo cuenta con una animaciones de batalla que, aunque también sencillas, son lo más característico del juego a mi parecer. Lo cierto es que encuentro que los gráficos hechos con mimo y cuidado.

Otro apartado bien cuidado ha sido la soundtrack, repleta de canciones memorables aunque no muy extensa, el tema estrella el de los Headquarters, cuando entrabas en el Guild para seleccionar a tu equipo antes de las batallas, Battle 3 también fue un tema que me gustó en especial, sin embargo, el tema más memorable de todo el juego es el de la pantalla de cargado, File Load, lleno de una extraña nostalgia que se gana un hueco en el corazón de los jugadores. El único pequeño problema que tiene es que la track que ponen al mapa de batalla y la de la escena de batalla son diferentes, de manera que la track del mapa se ve constantemente interrumpida, y queda bastante raro.

Por útlimo, mi opnión personal:
Sin lugar a dudas este juego me ha gustado mucho más de lo que imaginé y lo he disfrutado una barbaridad. Me lo hubiera acabado en Septiembre de no ser por que no he tenido Internet hasta ahora en Diciembre, y lo cierto es que durante esos meses no podía para de pensar en ello. Y aunque la histoira sea absolutamente lineal, encontramos una serie de eventos, como el del huevo que debes cuidar para que salga Domingo, la criatura mágica y el mejor hechicero del juego, que activas a partir de hablar con los NPCs. Desde luego, este juego ha sido una nueva experiencia para mi que me ha dado ganas de volverme a jugar el Arc the Lad, pero que sin embargo no me ha hecho pensar en el ni por un momento mientras lo disfrutaba. Absolutamente recomendado para aquellos que disfruten viajando al pasado y busquen un juego de estrategias no demasiado complicado y aún así con pequeños retos y una argumento clásico.


martes, 20 de diciembre de 2016

MEGAMAN 5 -3DS game review-


Hace tiempo que no me daba un fin de semana como este, en el que el Sábado me acabé el Tales of Xillia y el Domingo el Megaman 5, pero como para poder escribir la reseña del Xillia necesito pasarme el juego de nuevo con el otro protagonista, por el momento toca escribir sólo la de Megaman.


De nuevo gracias al recopilatorio de Mega Man Legacy Collection publicada en varias plataformas, aunque la edición física nunca llegó a Europa, podemos reencontrarnos con nuestro Blue Bomber en este juego publicado originalmente para NES en 1992.

Esta vez, tal y como se explica en una de las mejores introducciones de la saga clásica, una banda de robots ébrios de poder ha desatado una rebelión cuyo objetivo es nada más ni nada menos que destruir el mundo, para colmo, el líder de la banda se ha tomado la libertad de secuestrar al Dr. Light, el papá de nuestro héroe, y este criminal parece ser... ¡¿Protoman?! ¡No puede ser! Megaman no tendrá más remedio que enfrentarse a todos estos delicuentes para rescatar a su papá y evitar la destrucción total de su ciudad.

De nuevo, encontramos el juego dividido en tres partes. Primero deberemos derrotar a los 8 Robot Master que nos esperarán al final de sus stages, como de costumbre. No tan común, esta vez encontramos varios de estos jefes curiosamente fáciles de derrotar con tan sólo el Mega Buster, nuestra arma básica, además, escondidas en los stages tenemos una serie de letras que juntas componen "MEGAMAN V" que al reunirlas se nos desbloqueará una arma especial que se trata de Beat, un pájaro robot que nos ayudará mucho más de lo que aparenta. Al acabar con ellos, podremos entrar en la fortaleza de Protoman, dividida a su vez en cuatro stages, alguno de ellos bastante complicados en comparación con los anteriores. Al final del stage, se descubrirá quién es el farsante que se hace pasar por Protoman gracias a la ayuda del auténtico, que aparecerá fugazmente para ayudarnos. Entonces, aparecerá el Dr.Wily, que estaba detrás de todo, por supuesto, y comenzará la última parte del juego, la fortaleza del Dr. Wily, dividida al mismo tiempo en cuatro stages, en los cuales nos volveremos a enfrentar a los Robot Master. ¿El final? uno de esos que a mi tanto me gustan.

Sobre la dificultad del juego, como he avanzado antes, los stages de los Robot Master no destacan por su dificultad, y muchos de los bosses se pueden derrotar con el Mega Buster. La fortaleza de Protoman, sin embargo, es otra historia en cuanto a los stages, el primero pasa, pero el segundo a mi ya me pareció demasiado, hasta el punto que tuve que comenzar a hacer guardados cuando hasta el momento yo jugaba introduciendo contraseñas. Sin embargo, el Dr. Wily es una broma, yo utilicé el Mega Buster y a Beat para ganar los tres encuentros que tienes con él, pero ciertamente se puede ganar con el Mega Buster sin problemas. Por otra parte tenemos un nuevo M-TANK con la asombrosa habilidad de recuperarnos puntos de vida y de armas al mismo tiempo. Aún así, valorando el total, yo diría que tiene una dificultad media-baja.

Gráficamente no tiene ninguna novedad respecto los juegos anteriores, pero en cuanto a la OST sólo tengo cosas positivas para decir. A la altura de la segunda entrega, y con temas memorables como en la tercera, que incluso me han gustado más. Comenzando con ese tema del título que sigue a la intraducción, que me bastó escucharlo una vez para desmontarme el ranking mental que tenía de los temas, y aún así, puedo decir que no es el tema estrella. La verdad es que el juego está lleno de temas buenísimos que cierto es que muchos de ellos salen en varios albumes recopilatorios de remixes (x). Y habiendo temas tan simpáticos como el Napalmman stage o el Gyroman stage, el premio se lo lleva Darkman o la Protoman's fortress, y casi compitiendo con él temenos el Dr. Wily Castle theme. Finalmente, tenemos el muy memorable tema de los créditos que rápidamente se hizo un hueco en mi corazón.


Finalmente, mi opinión personal:
No sabéis lo bien que me lo he pasado. Si de la saga clásica mi juego favorito hasta el momento es el tercero, en segundo puesto en el ranking está éste. Quizás no sería ese juego que yo recomendaría para introducirse en la saga del Megaman clásico debido a la cantidad de referencias y conceptos que hace a las entregas anteriores respecto al personaje de Protoman, de manera que para comprender perfectamente la historia debes de haber jugado al menos el Megaman 3, pero cierto es que la dificultad está a prueba de jugadores menos experimentados en la saga. Absolutamente recomendable, si te jugaste los anteriores, no puedes no jugarte el quinto juego.

Y con esto, este finde continuaré mis aventuras en el Shining Force, un curioso juego que a pesar de un par de incomprensibles limitaciones que tiene, me vuelve loca y me tiene viciada. ¡Nos leemos pronto!

lunes, 5 de diciembre de 2016

Ironías del mundo moderno


HE VUELTO.
Sabéis que siempre quiero postear mucho más de lo que puedo en realidad, pero lo ceirto que que llevo desde Septiembre sin tener conexión a Internet en casa. Afortunadamente, esos días de aislamiento social han acabado (para siempre, espero), y ahora vuelvo con más ganas que nunca.

De esta manera, re-inaguro el blog con uno de esos posts que tanto me gustan, uno de esos en los que critico exageradamente dejándome llevar por la rabia pasajera del momento en cuestión pero que inmortalizo de esta manera. Así, este post titulado "Ironías del mundo moderno" comenzó en realidad cuando anunciaron mi videojuego favorito en la Nintendo eShop: MEGA MAN X.

Lo cierto es que visto desde la distancia, no había necesidad ninguna de volver a comprar el Megaman X porque ya tengo la edición de PSP, pero teniendo en cuenta de que mi hermana tiene 4 veces su juego favorito, y de que también están disponibles la segunda y tercera entrega, acabé entrando en la eShop desde mi 2DS para consultar el precio. Bueno, voy a ser sincera, estaba dispuesta a comprarlo porque había una oferta en la que si comprabas la primera entrega te llevabas la segunda a mitad de precio. Por desgracia para mi, lo que descubrí ese día me seguiría haciendo daño el día de hoy... No estaba disponible ni para 2DS ni para 3DS, tan sólo para NEW NINTENDO 3DS y Wii U.

Así como lo habéis leído. Mi consola 2DS, que debe tener un par de años, incapacitada para jugar un juegazo de 1993 para la Super Nintendo. Sintiéndome traicionada y confundida, aquí escribo mi crítica: ¿Qué sentido tiene esta tontería? La 2DS/3DS es perfectamente capaz de emular la Super Nintendo tal y como puede emular la Nintendo y otras consolas, y tampoco es que sea una consola desfasada, porque yo mi 2DS la compré un mes después de que se pusiera en venta, por otro lado siguen anunciando juegos para las plataformas 3DS, y que yo sepa la New Nintendo no tiene diferencias sustanciales exceptuando quizás el mini-joystick para jugar al Monster Hunter y la tontería de las carcasas, si se me escapa algo, que se me informe de inmediato. La cuestión es, ¿Qué sentido tiene privar al sistema de la 3DS de estos juegos? Que alguien le explique al responsable que no es ni justo ni lógico. ¿Acaso pretenden que nos compremos una New Nintendo para poder jugar de manera legal el Megaman X? No nos lo están poniendo fácil, y, por mi parte, ya me jugué ese segundo juego en el emulador hace años, y el tercero me lo puedo jugar igual, lo cual me apena porque adoro la saga de X y pagaría por ella dos veces si pudiera, de hecho, casi lo hago. Casi.



jueves, 11 de agosto de 2016

Hatsune Miku PROJECT MIRAI DX -3DS game review-


Esta reseña me va a costar como dos semanas de escribir, pero allá voy: Ha llegado el momento de hablaros del HATSUNE MIKU Project Mirai DX.


Siguiendo la línea de juegos de ritmos que SEGA ha estado sacando en colaboración con Crypton Future Media desde 2009, llegó en Septiembre del año pasado a Europa la edición Deluxe del Hatsune Miku Project Mirai para 3DS. Os adelanto ya que la única diferencia sustancial entre el Project Mirai 2 y este juego es que en el DX les han hecho pv con los modelos 3D a aquellos pv que en el 2 dejaron sin hacer (es decir, que de fondo estaba el pv original dibujado y no la coreo 3D que prepararon para los demás).

Muchas cosas han cambiado desde el primer juego de la saga, Hatsune Miku Project DIVA, para PSP, que también jugué yo y que desearía hacer las mínimas comparaciones posibles, pero que alguna haré a la fuerza, porque yo soy así; sin embargo, la esencia es la misma: Estamos hablando de un juego de ritmos protagonizados por los VOCALOID más clásicos (sintetizadores de voz desarrollados por YAMAHA) y algunos de sus mayores éxitos, desde el archiconocido World is Mine de Miku, que ya salió en el primer juego, hasta canciones más nuevas, como Melancholic de Rin. Añadidos al juego principal encontraremos minijuegos con los que podremos conseguir Stamps, que son como pequeños logros.

Así, el objetivo principal del juego es completar las 48 canciones, con sus tres dificultades (Easy/Normal/Hard +SuperHard en algunas ocasiones) en sus dos modos de juego (jugar con botones o con la pantalla táctil), pero luego resulta que tenemos a nuestros pequeños cantantes, cada uno con su pisito, con los que tenemos que entablar amistad. De esta manera podremos elegir entre Miku, los Kagamine, Luka, Kaito o Meiko para interactuar, les podremos comprar los vestidos desbloqueados con las canciones con los puntos conseguidos al jugar, comprar la merienda, accesorios para sus casas con los que interactuarán, jugar con ellos al reversi o al PuyoPuyo, incluso diseñar nuestras coreografías y compartirlas con nuestros amigos, que a su vez su VOCALOID podrá visitarnos para regalarnos puntos extra. Jugando con ellos de esta manera, comenzarán a cogernos cariño y se desbloquearán más acciones que ellos harán al interactuar con ellos, desde saludos graciosos hasta miraditas de amor, aunque también podrán enfadarse con nosotros si hace tiempo que no les visitamos... También podremos cambiar de VOCALOID en cualquier momento, y todo lo que hayamos hecho con el anterior quedará guardado.
Entre estos mini juegos, también contaremos con las tarjetas RA que viene en la edición física, que podremos escanear con la cámara de nuestra consola y ver cómo bailan en nuestras mesas y hacerles fotos. Más abajo incluyo una foto de Len en mi cama.

He aquí una de mis canciones favoritas jugada por alguien que ha cambiado de color los botones

Volviendo al tema del juego de ritmos principal, la diferencia entre los modos de dificultad es considerable, siendo el Easy Mode absolutamente aburrido, y ciertas canciones en modo Hard más difíciles que algunas en SuperHard. De verdad de la buena. Afortunadamente, para identificar esto, junto a la dificultad tendremos un número, del 2 al 9, que nos indicará la dificultad real, siendo las canciones con un 7 u 8 difíciles pero divertidas, y las que tengan un 9 un infierno. En cuanto a los modos de juego, yo comencé jugando con botones exclusivamente y acabé jugando con la pantalla táctil por una razón muy concreta que me gustaría que todos supieráis: Como jugadora nacida a principios de los 90 enamorada de la estética retro y la música bit, aún jugando en mi 2DS siempre he utilizado los botones, por costumbre, es mi forma de ser, pero este juego me ha acabado obligando a utilizar el control táctil por un problema que ya tenía en 2009 el Project DIVA: La dificultad de ciertas canciones es un horror visto desde la perspectiva del dolor que te causa en las manos. Es decir, estas canciones que no son tan chungas, ni mucho menos, a la que llevas poco jugando te produce un dolor en las manos que a mi me ha durado días, es ese dolor de cuando te has pasado toda la puñetera tarde jugando al Megaman ZX Advent pero que con menos de media hora te lo puede producir este juego en modo Hard con botones. Voy a ser muy sincera con vosotros, lectores, cuando sentí este dolor por primera vez, recordé esa mierda canción del Project DIVA en la que tenías que hacer un combo de la óstia para desbloquear a Kaito, que por cierto, no tenía ninguna canción en ese juego. Con 16 añitos que tenía entonces ya experimenté el mayor dolor de mi vida (porque después de innumerables intentos logré hacer el citado combo). Como odio esa canción. El dolor de esta última generación no es comparable a aquella pesadilla, no, pero la adverténcia de aquel día, que me duró media semana, fue suficiente para que tomara la decisión definitiva. Y me sabe mal, muy mal, porque alguna vez que he probado a hacer alguna canción en modo Hard con los botones, he disfrutado más los combos y las combinaciones de botones que cuando las he jugado con el control táctil, pero el sacrificio no merece la pena. ¿Qué podría ser cosa de la consola? Puede, pero si me dolieron las manos con la 2DS, imaginate con la 3DS que pesa mucho más, y cierto es que los juegos de ritmos a los que yo he jugado se pueden contar con los dedos de una mano y que quizás soy yo muy delicada, pero me parece apropiado insistir en este tema.
Kaito en su piso de lujo con la figura molona de Sonic.
Sobre la selección de canciones, como he dicho al principio, contamos con algún que otro clásico en la historia de VOCALOID (World is Mine, Daughter/Servant of Evil (cuyos pv dejan mucho que desear a mi parecer), Cendrillion, entre otras) y canciones más modernas igual de memorables (no, todas no.), pero seguimos con problemas como que, de las 48 canciones que hay, Kaito, por ejemplo, sólo canta en 1, en 2 hace dueto, puedes cambiar de VOCALOID para que cante él en 3, creo recordar, y eso hace un total de 6 canciones en las que aparece Kaito, si no recuerdo mal. El caso de Meiko no es mucho mejor, Luka tiene algo de más suerte, los Kagamine un poquito más, especialmente en cuanto se refiere a Rin, y Miku tiene 28 canciones en las que sale ella sola cantando, y a parte están las canciones en la que puedes cambiar al cantante y ponerla a ella también. En muchas canciones se nos dará la opción de cambiar al cantante, cierto, pero la proporcionalidad de canciones-cantante queda desequilibrada injustamente. Kaito, ya que estoy hablando de él, tiene muy buenas canciones, mejores que algunas un tanto ridículas que han puesto, y que sin embargo, aún siendo muy populares, han pasado de ellas. Cierto es que Miku es la primera, la más popular y la que le da nombre al juego, pero de 7 a 28 la diferencia es grande.

Rin felicitándome por mi cumple en Enero desde la playa.
Entonces, dejando a parte el problema de los dolores de mano y el hecho de que la selección de las canciones podría haberse hecho algo más justa, queda nomás precisamente aquello que realmente atrae al jugador: la estética de los gráficos, en la cual ha colaborado Good Smile Company, obviamente. Para aquellos que no están relacionados con el mundo del coleccionismo, Good Smile Company es una empresa que se dedica a las figuras de personajes de toda clase de videojuegos/anime, y tiene una línea de figuras superdeformed articuladas llamadas Nendoroid, yo misma tengo un par y probablemente compre un par más si mi economía me lo permite. Lo que tienen estas figuritas es que son excesivamente cucas, están muy detalladas y tienen sus accesorios, en la primera foto del blog está mi Nendo de Miku, y los gráficos de los VOCALOIDs en este juego están hechos a su imagen y semejanza, lo que no es de extrañar porque Miku debe de ser la gran favorita del jefe de la empresa o algo porque tiene más de 20 Nendoroids en la línea de ella...
A mi parecer, esta elección de estética, junto a una gama cromática más suave a conjunto con la dulzura que transmiten los Nendo, es todo un acierto, teniendo en cuenta que los gráficos de los últimos juegos de PS3 tienen una textura como plastificada que junto a los cuerpos deformados que tienen queda muy mal, pero que muy mal. Un ejemplo aquí. Los Nendo son tan remonos, que incluso muchos pasos de las coreografías que parecen tan estúpidos quedan bien.

Y con todo esto creo que ya sólo queda mi opinión personal.
Dejando a parte mis sentimientos oscuros y secretos hacia la fanbase de VOCALOID, a la cual detesto y pienso dedicarle una entrada en este blog algún día, pero que desgraciadamente influencia a su vez la selección de canciones para estos juegos, al igual que en los Exit Tunes, a mi este juego me encanta.
Me gusta VOCALOID, me gustan los Nendoroid, me gusta poder interactuar con mi pequeña Rin y mimarla, y aunque haya protestado de la selección de canciones, la gran mayoría de ellas me gustan bastante. Sin embargo, otra cosa que he echado de menos y es referente al vestuario de nuestros cantantes: Todas la ropas desbloqueables estaban relacionadas con las canciones de la lista, y me hubiera gustado que hubieran habido otro tipos de diseños además de esos, y no me refiero a la retaila de ropas de Miku versión Primavera o Invierno, me refiero a los guiños a otros juegos de Sega o simplemente otros diseños como bien hicieron en el Project Diva.
Así que, no es un esencial para ninguna lista, pero no es sólo más económico que cualquier juego nuevo del Project Diva que puedan sacar para la PS3, también es, por adelantado, el más adorable. Recomendado para fans.

Len intentando animarme.

miércoles, 3 de agosto de 2016

MEGAMAN 4 -3DS game review-


Por fin ha ocurrido. Estaba algo atascada en este juego, pero el otro día que estuve tres horas intentando exportar un vídeo me puse a jugar mientras esperaba, y en un par de días lo terminé, así que hoy tengo el honor de poder escrbir la reseña del MEGA MAN 4.



Original de la NES, publicado en 1991 por CAPCOM, este clásico superviviente regresa al siglo veintiuno gracias a la reciente Mega Man Legacy Collection para 3DS, que recopila los 6 primeros títulos de la saga, y que no fue publicada en su edición física en Europa, detalle que voy a nombrar cada vez que me pase un juego de la colección para que quede constancia de lo enfadada que estoy y de todo el rencor que guardo hacia el responsable de tal acontecimiento, porque yo estaba dispuesta a pagar y sacrificar muchas cosas por esa preciosa edición física de coleccionista.

Así, tras la supuesta muerte del Dr. Wily y la desaparición de Protoman, un nuevo antagonista aparece en escena, el Dr. Cossack, un hater de los que no quedan, que dice ser el mejor ingeniero robótico cuyas creaciones han vivido siempre en la sombra por culpa del Dr. Light, y ha construido 8 peligrosos robots cuyo sentido de la existencia es, exclusivamente, acabar con Megaman, la creación más perfecta del Dr. Light. Ante tal atentado contra la paz y tranquilidad de nuestro protagonista, no hay más remedio que aceptar el desafío e ir en tren hasta lo que parece Sibéria para acabar con estos robots. Para lograr su victoria, el Dr. Light nos construye un nuevo Mega Buster que podremos cargar para hacer disparos más fuertes, y también contaremos con la ayuda de Rush, nuestro perro robot, y Eddie, un robotín que nos aparecerá de cuando en cuando para darnos items muy útiles, o no tan útiles.
Por supuesto, detrás del científico ruso se encontrará el Dr. Wily, quien le está obligando a hacer esto porque tiene a su hija de rehén.

The bad guys.
De esta manera, el juego se estructura en tres partes a las que ya estamos acostumbrados por los juegos anteriores: Primero deberemos derrotar a los 8 robots malvados creados por el Dr. Cossack, atentos a lo ridículos que suenan algunos de ellos: Toadman, Brightman, Pharaohman, Ringman, Dustman, Skullman, Diveman y Drillman. Y es que cada vez desvarían más, porque yo comprendo que los Robot Master del primer juego tenían su sentido porque eran robots constructores, pero se supone que estos son robots de guerra, construídos para destrozar a Megaman y hacer llorar a su padre, cómo se te ocurre hacer un robot-rana para es fin. Whatever. En la segunda parte del juego, nos infiltraremos en la fortaleza del Dr. Cossack, dividida en 4 stages con sus respectivos bosses, y en la última parte asaltaremos la fortaleza del Dr. Wily, organizada del mismo modo.

 La dificultad del juego, a mi parecer, es media, es decir, ni por asomo es tan difícil como fue el primer juego, y aún así tiene momentos complicados en los stages y bosses más chungos que otros que dependen de una estrategia basada en los timings, sin embargo, es un juego que se disfruta mucho, hasta el punto en que probablemente fuera el título de la saga clásica que yo recomendaría a aquellos que quisieran comenzarla. Por otra parte, todo se ha de decir, la Legacy Collection tiene la ventaja de poder guardar partida y cargar los datos en cualquier momento, como ya te hacía la propia 3DS con los juegos retro que compras en la eShop, pero de algún modo te invita más a guardar partida, de manera que la dificultad del juego hoy en día no tiene nada que ver la de su época original, en la que en vez de guardado se usaban contraseñas (Ahora que lo recuerdo, yo sólo he utilizado contraseñas jugando al Megaman X2, podría ser un pedazo reto para el siguiente juego.)

En cuanto a gráficos, no existe ninguna novedad respecto a los juegos anteriores, incluso puedes seguir disparando através de las paredes. Por lo que se refiere a la OST, no contamos con temas tan reconocibles como en los juegos anteriores, pero aún así muchas de las tracks resultan entrañables, el tema de la introducción, con opening y todo, como en el segundo juego, y el del título especialmente me conquistaron rápidamente, y también son dignos de nombrar los temas de los stages de Skullman y Pharaohman al igual que el de los stages 3 y 4 del Dr. Cossack o del Dr. Wily.

Y ya sólo queda mi opinión personal:
Aunque me hubiera gustado más que el argumento continuara con la incógnita sobre Protoman que nos dejó el final de la tercera entrega, el juego tenía todo lo que yo esperaba de él: Unos buenos ratos de diversión con su dificultad moderada y una buena soundtrack, con enemigos para recordar y nuevos aliados, y ese factor medio sorpresa de que el Dr. Cossack no era la mente malvada detrás de todo, sino el Dr. Wily de nuevo, a quien espero volver a encontrar en la siguiente entrega, que parece que sí que retomará el misterio de Protoman. En mi opinión, un buen juego para introducirse en la saga.

Uy, mi Mega necesita repintarse un pelín las articulaciones.

Cute Spinning Flower Red