domingo, 13 de mayo de 2018

CASTLEVANIA Aria of Sorrow -GBA review-


HE VUELTO. Hace un par de meses que conseguí mi primer smartphone, sí, tal y como lo leéis, y si no hubiera sido porque quería mucho una app de diario para mis resultados glucémicos, aún seguiría con mi Sony Ericson de botones. Como habréis adivinado, al ser pobre mi smartphone resulta ser un Galaxy S2 que mi abu no sabía utilizar, lo que me convierte en la primera persona del planeta que hereda un smartphone de su abu. La cuestión es que, como además de eso llevo el retro forjado a fuego, me acabé instalando un emulador de GBA para descubrir el mejor juego de esta consola. ¿Preparados?



Mina lo sabe
Castlevania: Aria of Sorrow, desarrollado por Konami en 2003 para GameBoy Advance es, si no me equivoco, uno de los últimos juegos en la línea temporal de la saga, pues la historia ocurre en Japón en 2035, cuando ocurre el primer eclipse del siglo 21. Durante este eclipse, Soma Cruz, el protagonista, se reúne con su amiga Mina Hakuba en el templo donde trabaja su familia para el evento, con la sorpresa de que el eclipse les teletransporta al castillo de Drácula, que había sido encerrado en un submundo durante el eclipse anterior. ¿La misión de Soma? Huir junto a Mina del castillo antes de que sus energías vitales sean absorbidas. Pero hay aún más, pues el castillo despierta en Soma  un poder muy especial: él es capaz de absorber las almas de los monstruos a los que derrota, y así poder controlarlos. En el castillo de Drac encontrarán a más personas que corren la misma suerte que ellos, y que no comparten exactamente sus objetivos, como por ejemplo, un hombre llamado Graham dice ser la mismísima reencarnación de Drac y se propone llegar a la sala del trono, en lo más alto del castillo, para recuperar sus poderes. A partir de esta batalla se desencadenan un final de cuatro.

Sí, este juego cuenta con cuatro finales: el final OKAY, en el que derrotas a Graham y vuelves con Mina a casa, los finales BAD y GOOD, que se desbloquean si al derrotar a Graham llevas equipadas ciertas almas de unos monstruos en concreto, y que te permiten continuar el juego después de tu victoria hasta el verdadero Final Boss, y el final guapo, que es el final good pero con el juego completado al 100%, es decir, con todas las almas recolectadas.

La jugabilidad es sencilla y amena. Derrotando a los monstruos que rondan por el castillo se obtiene experiencia que hace más fuerte a Soma. También encontraremos armas y armaduras, a veces estarán escondidas, y otras las dejarán caer lo enemigos. Cada arma tiene su propio set de movimientos, así que hay para gusto de todos, desde dagas a lanzas y espadas mágicas. Llegados a cierto punto, se desbloqueará una tienda donde también podremos comprar pociones.

El mapa del castillo se irá desbloqueando conforme avancemos o comprando fragmentos de este. En la tienda venden dos, y luego puedes encontrar uno más escondido, así como unos libros especiales que te hablan de Drac. Dentro del mapa tenemos marcados en rojo los puntos de guardado, abundantes, y en amarillo las salas de transporte, más que útiles. Lo más entretenido del juego es completar el mapa, y yo aún lo dejé al 98% o algo así porque había una esquinita que no sabía cómo llegar.

Luego están las almas. Hay tres tipos de almas, que se diferencian por el color. Hay almas que te proporcionan habilidades defensivas, otras que funcionan de sub-arma y otras que te proporcionan habilidades del tipo "doble salto" o "transformarte en un murciélago y volar".

Gráficamente el juego está muy cuidado. Está lleno de detalles que ayudan al jugador a recordar ciertas zonas del mapa para luego guiarse y no perderse, especialmente durante el principio del juego, cuando aún no has desbloqueado los teletransportes. Tenemos zonas con estatuas gigantes que llamarán nuestra atención, pinturas colgadas en las paredes y enemigos muy particulares que muchas veces nos impedirán el paso hasta que no hayamos encontrado cierto objeto o hayamos adquirido cierta habilidad.

La OST es una joya. Nada mas comienza el juego te das cuenta. Por supuesto, mi track favorita es Heart of Fire, un remake de precisamente mi track favorita del primer Castlevania, y que cuando reconocí la canción a mitad de la batalla tuve que pausar un momento para apreciarla bien. Hay una track para cada zona del mapa, y luego para las batallas de jefe. Castle Corridor es la primera de todas que me viene a la cabeza, quizás porque es la primera zona del juego a la que tienes que volver de cuando en cuando porque en la puerta del castillo está Mina, que te irá dando consejos y mensajes de Arikado. The Arena también es digna de mención. Por último, citaré Premonition.


Finalmente, mi parte favorita: Mi opinión personal.
Cuando me estaba descargando este juego, no podía ni imaginar cuánto me iba a gustar, porque ahora puedo decir sin lugar a dudas que es el mejor juego de GBA que he jugado, y que me duele una barbaridad no tener la edición física y haberlo jugado con un emulador. Por desgracia mi GBA tiene ya sus añitos, y la última vez que me puse a jugar me fastidió mi partida del Tales of Phantasia y se me borró el archivo. Aún así, si encontrara por algún casual este juego en alguna tienda de segunda mano a un precio asequible, no lo dudaba dos veces. Tampoco necesitas haberte jugado los juegos anteriores para disfrutar de este Castlevania. Yo, antes de jugar el Aria of Sorrow, sólo había jugado el original y había comenzado el Symphony of the Night (así que cuando se desvela a medias la verdadera identidad de Arikado me quedé muy loca).
Lo cierto es que, hacía ya tiempo que no disfrutaba tanto con un juego, lo único en que pensaba era en rejugar juegos, y ese era el propósito inicial de haberme instalado el emulador de GBA, para jugar otra vez el Final Fantasy V, y me alegro mucho, pero mucho, de haber encontrado este tesoro.
Si tenéis la oportunidad, DEBÉIS JUGARLO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cute Spinning Flower Red