lunes, 14 de octubre de 2013

THEATRHYTHM FINAL FANTASY 3DS review


Hola gente, hoy es Domingo pero eso no me excluye de actividades como subir de lv, maldecir a mis enemigos y escribir en el blog, por lo que, debido a la gran emoción que sentí ayer y tras ya un mes de continuos bailes nocturnos durante los findes, os presento el THEATRHYTHM, para 3DS.


THEATRYTHM es un arcade de ritmos musicales basado en los grandes éxitos sonoros del Final Fantasy lanzado para 3DS, y tamibén para IOS, este año pasado 2012. De este modo, tras el argumento clásico de devolverle la luz a los cristales para salvar el mundo, encontramos un curioso método de hacerlo, pues no sólo deberemos luchar contra los enemigos con el sistema de batalla por turnos como antes se hacía, sino que también deberemos hacerlo al ritmo de las canciones. Correcto, pues, el sentido del ritmo del jugador es un punto a tener en cuenta, al igual que su destreza con el stylus.

Así, al comenzar el juego escogeremos entre los protagonistas de los trece Final Fantasy a cuatro, los cuales configurarán nuestra party que podremos cambiar siempre que queramos, en mi caso Warrior of Light, Firion, Terra y Bartz. Nuestra party adquirirá experiencia al superar las canciones, de modo que poco a poco irán subiendo de lv hasta el 99lv, teniendo en cuenta que el lider recibirá un poquito más de experiencia, en mi caso el Warrior of Light. Estos personajes, con el lv, aprenderán ataques que pondrán en práctica en la batalla, y que se ejecutarán de forma automática al cumplir sus requisitos, por ejemplo, para activar Blood Weapon de Firion debes hacer un combo de 50.

Así, tenemos tres modos de juego:
Series es el modo de juego en el cual haremos rondas por título, es decir, tendremos que selecciones un título de la saga y jugaremos sus tres canciones seguidas además de la intro y el ending. Una vez superadas de esta manera, se desbloquearán en el modo Challenge.
Challenge es el modo en el cual podremos jugar las canciones superadas en Series, las desbloqueadas a medida que el juego avanza y las compradas en la tienda. No sólo eso, tiene tres niveles de dificultad: Basic, aquel que te sale en Series, Expert, un poquito más dificil, y Ultimate, en el cual puedes flipar un rato.
Chaos Shrine es el modo en el cual podrás jugar las Dark Notes, compuestas por dos conciones ya conocidas por el modo Series, o no con un nivel de dificultad especial. En cada Dark Note, dependiendo de lo bien que lo hagas, te saldrá un enemigo especial, un BOSS, el cual si vences te dará, alguna vez, un Shard de un color determinado. Al reunir 8 shards de un color, un personaje nuevo se desbloquea para que puedas unirlo a la party. No hace falta decir que el primer personaje en desbloquearse en mi juego fue el increíblemente sexy Minwu. Cada vez que superes una Dark Note, se desbloqueará otra.

A su vez, las canciones se dividen en tres clases:
Battle es un tema de batalla que se jugará con la estética de los combates de los orígenes, y se nos presentarán enemigos a los que nuestra party aporrearán al ritmo de la canción. En el caso de que hagas algún fallo en el ritmo, el enemigo inflingirá daño a nuestros queridos personajes. Existe una Feature Zone en el cual las notas serán plateadas y, al no cometer ningún error durante estos momentos, nos permitirá realizar una invocación.
Field es un tema de personaje o de escenario en el cual nuestro protagonista correrá infinitamente mientras nosotros tocamos el ritmo. También existe la Feature Zone, pero al completarla esta vez invocará un Chocobo de color aleatorio con el cual viajaremos a la velocidad máxima -para un Chocobo, claro está-.
Event es un tema especial de cada título y se juega sobre las imágenes de un vídeo, lo cual puede resultar una distracción. También tenemos la Feature Zone, y al completarla nos permite jugar una extensión del tema.


Al superar las canciones, también se nos recompensará con items que podremos utilizar de apoyo, Rythmia (aquello que hará al cristal recuperar su luz), y Collecta cards. Las Collecta Cards son lo más de lo más, y se tratan de cartas sobre los personajes y enemigos del juego que se coleccionan y se guardan en un álbum. Al reunir unas 4 cartas sobre el mismo personajes, la carta normal sube de lv para pasar a ser una carta holográfica, que vuelve a subir de lv al reunir aún más para pasar a ser una carta especial. Las cartas se pueden mirar individualmente y leer su dorso, en el cual encontramos una breve descripción del personaje.
Este álbum de cartas se encuentra en el Museum, junto al reproductor de música y video, archivos de los cuales se irán desbloqueando a medida que avancemos en el juego, y junto al libro de récords, en el cual están escritos objetivos, como en el Dissidia, del tipo de "monta 100 Chocobos".

Como he citado antes, cada título tiene tres canciones, luego están las que se desbloquean al acumular Rythmia, perteneciantes a uno de lo títulos pero separadas en otro apartado, ENCORE, y por último encontramos los temas que podemos adquirir en la tienda, que se guardarán en otro apartado llamado ADD-ON. Cada una de esas canciones vale 1€, caro a mi parecer, pero como yo sólo me interesé por los temas de los dos primeros títulos, tampoco me gasté tanto, y conseguí canciones que luego he disfrutado un montón, como Matoya's Cave o Tower of Magi. Pero si te propones tener todas esas canciones, puede ser un problema para tu cartera, y creo que es un auténtico "contra" del juego, antes todo se podía desbloquear con esfuerzo, paciencia y mucho amor...

Y que tu belleza suprema bendiga el mío.
En mi opinión, ehehe, adoro este juego.
La estética utilizada es mucho más que la idónea, los gráficos no sólo son adorables, sus animaciones les hacen ser los vectores más cucos que he visto en mis veinte años de vida. Unos fondos también muy cuidados y acorde con los gráficos de los personajes. En conjunto, incluso con los menús, funciona de manera tan harmónica que configura un mundo muy especial de colores brillantes y suaves.
Las canciones seleccionadas, al menos las de los títulos que yo he jugado, han sido también muy acertadas, casi me saltaron las lágrimas al ver que podía hacer el tema de la Rebel Army, por no hablar del Surken Shrine, que me emocioné tanto que tuve que parar un par de minutos para sonarme y tranquilizarme -qué rarita soy cuando me pongo fangirl...-.
Esto de las Collecta Cards, es mi infancia de los cromos completamente, a diferencia que para mi desgracia las cartas no son físicas, pero eso las protege de mamá y papá, quienes en su momento tiraron a la basura una de mis más preciadas posesiones, mi álbum de cromos de la primera temporada de Pokémon.
Y, hablando de detalles, los personajes acostumbran a decir frases durante algunos menús, muchas veces se tratan de diálogos de sus juegos, como Firion, quien me soltó un "GULP" que me hizo reír un buen rato.
En general, yo creo que si has jugado algún Final Fnatasy, este juego puedes disfrutarlo una barbaridad, incluso he leído de personas que no han jugado a ningún título y se lo han pasado muy bien jugando este juego, pero no creo que tenga nada que ver con el sentimiento de reencontrarte con esas melodías que cuando escuchas puedes decir en qué momento exacto del juego suenan, motivo por el cual, creo que es un juego que mantiene una relación muy personal con el jugador si éste antes ya ha jugado al Final Fantasy, es algo así como un tesoro de melodías de recuerdos.
Yo lo compré en XtraLife en Septiembre, y ya le ha sido anunciada una secuela que incluirá las canciones de esta primera parte más novedades, al igual que nuevos personajes, aunque aún faltan muchos detalles que desvelar, pero seguro que se tratará de un juego igual de nostálgico.

Yo también te he estado esperando, Minwu.

Um, con todo esto ya es Lunes, y tengo una presentación en unas cuantas horas, así que me voy a dormir un rato que mañana será un día muy agotador.
Nos leemos en el próximo post!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cute Spinning Flower Red