jueves, 2 de abril de 2015

THEATRHYTHM FINAL FANTASY: CURTAIN CALL -3DS review-


No podía soportarlo más, necesitaba escribir algo en el blog, así que os voy a hablar de un juego que ya he citado varias veces anteriormente y que quería esperar un poco más para hablar de él, pero qué diablos, si ya he desbloqueado a todos los personajes y he jugado lo suficiente como para poder realizar una buena reseña.

El logotipo es razón suficiente para comprar el juego.

 Efectivamente, THEATRHYTHM CURTAIN CALL, segunda entrega de la saga musical Theatrhythm, cuya primera entrega ya fue analizada en su momento en este blog, para 3DS. No hace falta decir que se trata de un juego de ritmos sobre los temas más famosos de la saga Final Fantasy que nos harán revivir aquellos momentos de todas esas aventuras, sin embargo, lo que si que hace falta decir es que las diferencias entre esta entrega y la anterior son importantes.
Cuando reservé la tan maravillosa LIMITED EDITION, que bien recuerdo que me costó lo mío porque lo estaba (y estoy) pasando mal, pero que valió la pena todo sacrificio, pensé que a pesar de la nueva apariencia que se mostraba en el trailer, sería el mismo juego. Mentira.
Generalmente evito las comparaciones todo lo que puedo, pero habiendo jugado ambas entregas considero inevitable basar la reseña del Curtain Call en el juego anterior.

Al igual que en la entrega anterior, argumentalmente se basa en un mundo en el que el Cristal de la Luz ha perdido su brillo, desconcertando el equilibrio entre las fuerzas de la Luz y la Oscuridad, de manera que tu misión como Guerrero de la Luz es restaurar el equilibrio devolviéndole la luz al cristal y, para conseguirlo, deberás derrotar a los múltiples enemigos que encuentres al ritmo de la música. Dicho así parece un juego sobre bandas de quinceañeros que se pelean bailando hip hop, pero no os preocupéis, como he dicho antes, las canciones son exitazos de la saga Final Fantasy, sin embargo, así como en la entrega anterior sólo habían tres canciones por título, esta vez es diferente, pues por cada título encontramos una media aproximada de 10 canciones, sin contar los DLCs, y esta vez están incluídos muchos más títulos, como el Final Fantasy VII Crisis Core o el Final Fantasy Mystic Quest.

También, por tanto, encontramos muchos más personajes jugables. Sin embargo, así como en el primer juego tenías a todos los protagonistas de las sagas principales automáticamente desbloqueados, y consiguiendo fragmentos de cristales de colores en el Chaos Shrine podías desbloquear otros personajes, esta vez no es así: Al principio te dan a elegir entre varios protagonistas de las sagas, pero una vez elegidos tus cuatro guerreros de la luz, los demás se bloquean. Para desbloquearlos también deberemos reunir fragmentos de cristales de colores, pero éstos sólo se podrán encontrar al derrotar a los jefes durante los Quest Medleys o recopilando Rhythmia.


Por un lado, hay cuatro tipos de canciones:

Battle es obviamente un tema de batalla en el cual la pantalla está organizada como si de un combate de los antiguos juegos de la saga se tratara, en la que tendremos que aporrear a los enemigos al ritmo de la melodía, y que durante la "Feature Zone", si no cometemos ningún error, un invocación determinada por el líder del grupo vendrá a ayudarnos. Aún indicando el nombre del tipo que es un tema de batalla, también encontramos clasificados así esta vez temas como Rebel Army o el Main Theme del Final Fantasy V.

Field es un tema de escenario o momento en concreto. Esta vez sólo saldrá el lider del grupo que correrá por el escenario mientras encuentra tesoros. En el caso de hacer algún fallo en el ritmo, el lider caerá al suelo y será sustituido por el siguiente miembro del grupo, y así. En estos temas podemos encontrar a los Chocobos gordotes que nos premiarán con rare items. Aquí se encuentran clasificados desde temas de mapa y mazmorras hasta de pueblos concretos o personajes.

Airship se refiere exclusivamente a los temas de las naves de cada juego. Es igual que el "field" excepto porque durante la "Feature Zone" no te transformas en un chocobo, y que el plano de las notas se encuentra en perspectiva, de manera que las notas aumentarán de tamaño conforme se acerquen a nosotros.

Event sigue refiriéndose a las cinemáticas, pero en esta entrega encontraremos muchas menos.

A su mismo tiempo, y como en la entrega anterior, las canciones tienen tres niveles de dificultad: Basic, Expert y Ultimate.
Al acabar una canción con éxito, nuestros Guerreros de la Luz ganarán experiencia, algún item, y Rythmia, la energía que necesita el Cristal de la Luz para brillar, que se mide por puntos. Por cada x puntos de Rythmia que recopilemos, se nos premiará bien con items, bien con fragmentos de cristales para desbloquear personajes, o bien con nuevas canciones para jugar o las canciones del juego para poder escuchar desde el Museum, y también Collecta Cards, cartas de los personajes que son coleccionables y se pueden usar para potenciar los puntos base de los Guerreros de la Luz. Sobra decir que subiendo de nivel los Guerreros de la Luz aprenden nuevos ataques.

Mi nuevo amor a primera vista.
 Por otra parte, tenemos tres modos de juego:

Music Stages es donde encontraremos todas las canciones de la saga clasificadas por título del juego al que corresponden. Al contrario que en el juego anterior, que para poder jugarlas primero debías pasártelas seguidas en el Series Mode, esta vez ya se encuentran la gran mayoría de ellas desbloqueadas.

Quest Medleys se podría decir que sustituye al viejo Chaos Shrine Mode, y consiste en una serie de circuitos con varias canciones distribuidas en caminos por los que tendremos que ir hasta llegar al Boss. Estos circuitos se encuentran divididos en dos partes: primero atravesamos el mapa y luego entramos en la mazmorra. Existen atajos para llegar al Boss, caminos más cortos o la posibilidad de usar un Airship Ticket, pero, eso sí, no se puede retroceder durante el camino. Por otro lado, puedes dejar a medias el quest sin ningún problema porque guarda por dónde te has quedado.
Existen cuatro tipos, tres clasificados por la longitud del recorrido y un cuarto tipo para aquellos que consigues a partir de los perfiles de otros jugadores. Dependiendo de la longitud del recorrido, los quests tendrán de uno a tres bosses, y cada uno de ellos dejará caer diferentes items al ser derrotados, entre ellos, fragmentos de cristales que, al reunir cierta cantidad de cierto color, nos permitirá desbloquear ciertos personajes.

Versus Mode es el toque final que hace de este juego algo tan especial. Existen tres tipo de batalla en este modo, primero está la batalla contra el AI, que es offline contra la consola, y que tiene tres niveles de dificultad que tras superar cada canción se nos condecora con la medalla del nivel superado pero que, así como se nos evalúa al ganar, también se nos devalúa al perder; luego está la batalla Local, es decir, contra el amigo que esté a tu lado; y finalmente, la batalla Online, contra jugadores de todo el mundo.
Estas batallas del Versus Mode podrían ser la mar de normales, pero va a ser que no, porque acumulando puntuación puedes fastidiar a tu rival de muchas y dolorosas maneras. Es decir, ambos jugadores juegan la misma canción, elegida al azar entre sus dos propuestas, y dependiendo de lo bien que aciertes el ritmo se acumula la puntuación que está continuamente comparándose, hasta ahí normal, pero, luego, dependiendo también de la puntuación, se acumula energía que, al llegar a su límite, se transforma en un potente ataque que perjudica de una forma u otra a tu rival, dificultándole la jugada. Por ejemplo, hay un ataque que oculta las notas hasta el segundo antes de que tengas que accionar el botón correspondiente, o hay otro ataque que cambia la velocidad con la que las notas se acercan hacia ti, y luego está Judgment, un asqueroso ataque que toma por malas todas las notas que no aciertes perfectamente. Sobra decir que gana el jugador que haya acumulado más puntos, pero ambos son premiados con Collecta Cards. Igualmente, ganando combates online se obtienen puntos, y perdiendo se restan, de manera que tenemos un ranking.
Hace falta decir que, en los combates online existen filtros, es decir, para buscar un contrincante tu seleccionas el nivel de dificultad, y los contrincantes que te aparecen coinciden en esos datos de búsqueda. Y cada jugador tiene una carta de "Player Profile" que se intercambiará con el contrincante. Es como una tarjeta con tus datos, pone una frase personalizada, las canciones que más has jugado, los personajes que más has usado, etc, y lleva consigo un Quest Medley que tu quieras que la otra persona que reciba tu tarjeta podrá descargar. Todos los Player Profile obtenidos se pueden ver en la sección del StreetPass, también es en esta sección donde puedes editar tu información.

Finalmente, tenemos el Museum, donde puedes ver tu colección de cartas, las canciones desbloqueadas, tus trofeos y vídeos.

Una foto de mua de hace poco.
Creo que he conseguido decirlo todo, por lo que ahora queda mi opinión como resumen.
Adoré el juego anterior, llegué a pensar que no podría superarse, y cómo de equivocada estaba. El Curtain Call está mucho más completo y deja, a mi parecer, a su entrega anterior como si fuera un prototipo.
Podría hablar y hablar sobre las canciones del juego, pero carece de sentido puesto que sería repetir la sección de música de las reseñas de los títulos individuales, o algo por el estilo. Lo que sí que puedo contaros es algo que me ha ocurrido:
Cuando jugué la entrega anterior, hace año y medio aproximadamente, recuerdo que disfruté mucho con las pocas canciones de los dos primeros Final Fantasy. También jugaba otras canciones, claro está, Dancing Mad me volvió loca. Pero ahora, con el Curtain Call, disfruto mucho, mucho, mucho las canciones del primero hasta el quinto título, porque son los juegos que he jugado.
En la entrada del juego anterior comenté que leí que personas que no habían jugado al Final Fantasy también estaban disfrutando del Theatrhythm, pero hoy corroboro que la esencia del juego se encuentra en todos esos sentimientos que te hace recordar de cuando jugaste este o aquel otro título de la saga. Sí, es cierto que hay canciones de juegos a los que no he jugado que me encantan, la Battle 2 del Mystic Quest es la repera, Dancing Mad sigue siendo la pieza musical más bella jamás compuesta por un ser humano, cuando me juego One-Winged Angel yo también canto los coros, y bailo con Waltz for the Moon, y he descubierto un montón de canciones que son maravillosas, pero mis favoritas, las que mejor me salen porque me las sé de memoria, las que me hacen sonreír y disfruto de verdad, son las de los primeros cinco juegos, y el Crisis Core y el Dissidia, porque son los que yo he jugado. Es una relación especial que me ha dado para pensar y por la que puedo razonar que éste no es un juego que cualquier persona pueda jugar, no porque sea complicado, qué va, sino porque para comprender su esencia necesitas haber jugado a algún juego de la saga: Si no has jugado algún Final Fantasy, el Theatrhythm se convierte en un juego de ritmos más.

Mwaha, la LIMITED EDITION la pedí de la página oficial de Square Enix.
De esta manera, concluyo diciendo que, evidentemente el Theatrhythm es un juego para fans de la saga Final Fantasy, ¿que si no te has jugado ningún juego de la saga también lo puedes disfrutar? Bueno, desde luego no plenamente y, ¿¡por qué diablos aún no te has jugado ningún Final Fantasy?!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cute Spinning Flower Red