sábado, 12 de abril de 2014

FINAL FANTASY III PSP review


Tras una rabieta que tuve con el Megaman ZXA en modo Expert (maldita sea la hora en que se me ocurrió poner el juego a esa dificultad), volví a mi querida PSP blanca para comenzar una aventura que tenía bastantes ganas de emprender, os estoy hablando de mi más reciente reto superado: Final Fantasy III.


 Con agradables recuerdos de la entrega anterior de la saga, poco tardé en buscarme el tercer título del Final Fantasy, pero, para mi desgracia, su edición física no llegó a Europa, ni tan siquiera a América. A punto de caer en la desesperación más absoluta con el simple pensamiento de que no podría lucir el juego en mi estantería mega guay, encontré un información que me devolvió la esperanza: La edición japonesa física tiene la opción de idioma en Inglés.
Evidentemente, la edición física de PSP japonesa de 2012 del Final Fantasy III, original de 1990, incluye el Inglés como idioma, es más, lo detecta automáticamente si tu consola está ya en este idioma. Así que, esa es la historia de mi Final Fantasy III.

Este título replantea el concepto del primer juego. Así como en el Final Fantasy los Guerreros de la Luz sin recuerdos aparecían de la nada para devolver la Luz a los cristales y restaurar la paz derrotando a Chaos y sus esbirros, esta vez los protagonistas son cuatro huerfanitos, Luneth, Arc, Ingus y Refia, quienes son bendecidos por el cristal del viento y aceptan la misión de derrotar a Cloud of Darkness, quien ha sido invocada aprovechando el desequilibrio entre la Luz y la Oscuridad para devolver el Mundo al Vacío (the Void?).

El Final Fantasy III presenta un sistema de niveles que parece ser un híbrido entre los sistemas de los dos juegos anteriores, tiene, por un lado, el sistema convencional del nivel del personaje, como en el primer título; por otro lado, un sistema del nivel relacionado con el trabajo del personaje, más parecido al Final Fantasy II, que cuanto más utilizabas una arma, más hábil se volvía el personaje con ella.
Así, por ejemplo, Luneth tiene X nivel de personaje y Z nivel de trabajo, cuando decide cambiar de trabajo, conserva el nivel X y su nivel de trabajo vuelve a ser 1 y, en el caso de que quiera recuperar su antiguo trabajo, su nivel Z sigue guardado.
Aunque todos comienzan siendo Freelancers, todos pueden desempeñar cualquier trabajo, y estos se desbloquean a medida que los cristales te bendicen. De esta manera, al bendecirte el cristal del Viento desbloqueas Warrior, Monk, White Mage, Black Mage y Red Mage; con el cristal del Fuego desbloqueas Thief, Knight, Ranger, Scholar y Geomancer; con el del Viento, Dragoon, Dark Knight, Viking y Evoker; finalmente, con el de la Tierra desbloqueas Bard, Black Belt, Devout, Magus, Summoner y Sage. Por otra parte y realizando un sidequest obtienes Onion Knight.
El sistema de combate sigue siendo igual que en los anteriores, pero en esta edición tienes la posibilidad de aproximar la cámara en las zonas de mapa para encontrar objetos escondidos o pasadizos secretos.
Y las mazmorras tienen un gran problema: Apenas tienes dificultades para llegar al boos y este te pega la gran paliza, de manera que para derrotar al boss tienes que hacerte unas cinco veces la mazmorra para subir de lv. Es un desequilibrio importante que aumenta la dificultad del juego, especialmente en ciertos puntos de la historia en los que no puedes salir de la mazmorra (el puñetero castillo de Hein) o entrenar (El puñetero Garuda), por no citar un par de mazmorras en las cuales lo único que puedes hacer es echar a correr.
Afortunadamente, en algunas ocasiones contaremos con compañeros extra que nos ayudarán alguna vez en batalla tanto con ataques como con hechizos protectores que usarán ellos deliveradamente y sobre los cuales no tendremos control alguno. Con estos personajes se puede interactuar y hablar con ellos en pequeñas escenas muy simpáticas.
Por otro lado, la velocidad de carga es lentísima. Pero bastante lenta, incluso instalando los datos, y eso hace que el juego llegue a ser algo pesado.


En cuanto a gráficos, tal y como se puede ver en el trailer (ya que no tomé ningún screen útil porque me lo jugaba en el tren...) no tienen nada que ver con los juegos anteriores, han sido rehechos hasta el extremo de hacerlos 3D. ¿Hacía falta? me pregunto, la verdad es que les da un toque muy mono y particular, pero, creo que yo hubiera preferido unos gráficos más parecidos a la edición original, tal y como en las versiones del 20th anniversary que tanto adoro. Sin embargo, le da un toque especial a la historia, y los gráficos tienen unas animaciones muy cucas, que incluyen expresiones faciales.
Aún así, este toque menos serio y con enfoques de cámara como los que hacen podrían haber sacado más partido a las personalidades de los protagonistas. Porque es algo contradictorio que los gráficos hagan a los protagonistas más "agradables" a la vista pero los alejen del público poniendo tan poco dialogo. Quiero decir, en el primer Final Fantasy no hablaban en absoluto, pero es que creo que en el Final Fantasy II los protagonistas tenían muchas más intervenciones y sus mugshoots hacían comprender a la perfección lo que sentían, y eran más empáticos.

La soundtrack es una maravilla y, en esta edición puedes optar entre tener la OST original o el remaster, y puedes cambiarlo siempre que quieras. En general es una OST muy animada que funciona muy bien con la estética que le han dado al juego. A destacar, The Forbidden Land Eureka es una track de casi comparable al Pandemonium del FFII, y que me gustó incluso más que el tema para la última mazmorra Crystal Tower, que es de extrañar, porque acostumbra a ser mi tema favorito, por no citar que es el primer Final Fantasy con track para el Final Boss Last Battle y que cuenta con la música de derrota más desagradable de los tres título que he jugado, a mi parecer, Requiem, que me produce dolor tan sólo de recordarla. Otra track a la que le cogí mucho cariño es la de Return of the Warrior, por no hablar del mítico tema de Eternal Wind.


Finalmente, y en mi opinión, tengo que decir que aunque me ha gustado bastante este juego, me gustó mucho más el Final Fantasy II.
El principal problema de este juego es el tiempo de carga, hay escenas que se te hacen larguísimas. Y el tema de las mazmorras ultradifíciles no está claro. Recuerdo que hay una pequeña mazmorra se trata de un estrecho sendero de hormigas y sólo puedes entrar encogiéndote, pero mientras eres diminuto no sólo tu ataque es completamente nulo, tu defensa también. Esa mazmorra fue un asco porque tuve que ir huyendo de todos y cada uno de los enemigos y, a la siguiente mazmorra, me pegaban palizas increíbles por un par de niveles que me faltaban. Está muy desequilibrado en ese tema. Por no comentar que no hay tienda que venda Phoenix Down o pociones para recargar tus puntos de magia.
Por otro lado, la posibilidad de cambiar de trabajo en cualquier punto del juego da lugar a que experimentes con ello. Aunque tengo que decir que pocos trabajos probé yo, más bien cambiaba por los trabajos "Upgrade", es decir, Monk por Black Belt o Red Mage por Sage, y el hecho de que puedas hacerlo en cualquier momento es muy práctico. Apenas te cobran dos combates para que el personaje se acostumbre a su nuevo trabajo. Y las interacciones con los personajes que te ayudan le dan más ritmo al juego, con esas situaciones muchas veces divertidas. Y el hecho de poder acercar la cámara le da bastante dinamismo al juego, al igual que en las batallas, alguna vez cambian de plano de enfoque para mostrar las habilidades especiales desde el frente. Por otro lado, el guión consigue darle un sentido completamente diferente a la historia a pesar de ser un claro reciclaje del primer juego, detallando más la historia y el motivo del argumento.


En conclusión, a pesar de los problemas que he tenido, he disfrutado este juego, que ha sido todo un reto, mientras me lo jugaba en el tren o en el sofá. Y me ha parecido muy interesante cómo han reciclado el guión del primer título, dándole otro carácter, como el de que ni la Luz ni la Oscuridad son buenas o malas.
La verdad es que me gustaría volverlo a jugar, pero, la próxima vez la versión original, que creo que me van más ese rollo de gráficos :P

2 comentarios:

  1. A mi me encantó el FFIII ^o^ Aunque yo jugué la versión de la NDS cuando salió hace ya bastante :'D También me bajé el de la PSP, pero sólo por mera curiosidad, donde me lo machaqué realmente fue en la DS, así que han pasado unos... 6 años desde que me lo pasé xD Pero al fin y al cabo ambas versiones son iguales... bueno, me imagino que la forma de conseguir al Caballero Cebolla será distinta, ya que en la DS consistía, en resumidas cuentas, en mandar mensajes a través de los moguris a otras personas a través de la comunicación inalámbrica de NDS...

    Me parece precioso el trabajo que hicieron remasterizándolo. No te equivocas nada diciendo que es un reciclaje del primer FF, pero es que en la versión de la NES es más exagerado aún xD Lo que más me gustó es que les pusieran cara y nombre a los protas en la remasterizacion, le da más personalidad al juego, que cada personaje tenga su historia, su pasado... En la NES empiezas como en el FFI, son cuatro huérfanos a los que tú les das nombre y oficio, tú decides quienes son. Ya empiezas con los cuatro, no te los vas encontrando y descubriendo su historia y el por qué deciden unirse a tu periplo.

    Y lo de las mazmorras... son mortales, y los jefes igual :'D Recuerdo con especial recelo a Salamander, igual no tenía mucha miga pero yo iba muy mal entrenada, pero me acuerdo que me costo BASTANTE D: Oh, y también una mansión dorada de la que me costó salir para volver al pueblo cercano a recuperarme horrores. Sólo me quedaba Arc con vida, no tenía nada para curarme, y en cuanto entraba en una batalla... game over xD Lo que está claro es que en este juego recorrerse varias veces la mazmorra de turno es imprescindible si se quiere tener una oportunidad contra el jefe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y que lo digas! A mi el Templo ese que estaba bajo el mar me pareció mazo difícil, tuve que entrar y salir cada dos por tres. Por no decir que llegado a cierto punto te aparecía Behemoth y ya podías intentar huir que sino se te perdían los datos...

      Efectivamente, para conseguir el Onion Knight tenías un side quest de salvar a unos niños de Ur.

      Eliminar

Cute Spinning Flower Red