sábado, 10 de mayo de 2014

KAMIGAMI NO ASOBI episode 5 -Correr ahora te salvará la vida de la amenaza de Crazy Horse en el mañana-


Maldición, se me ha hecho Viernes!
Mis más sinceras disculpas, pero el Miércoles estuve ocupada y el Jueves me cogió una asquerosa hipoglucemia. Y entre eso me pasé el Megaman, eso fue muy legendario.
Pero más vale tarde que nunca.


Tal y como pensé yo, el episodio de esta semana tiene como protagonista a Take-Take, quien no quiere unirse a ningún club, ni siquiera al Club de Irse a Casa, que parece tener tan buen rollito y muchas actividades extraescolares. De esta manera, Toto-sensei le dice a Yui-chan que se de prisa en corregir su conducta, por lo que Yui-chan se ve presionada.
Por cierto, fue muy divertido que Toto-sensei llame a sus alumnos con motes. Ese hombre y yo nos comprendemos.
Volviendo al tema, Yui-chan encuentra a Take-Take jugando con un Deku Stick, pero por alguna razón que no entiendo aún, ella pensó que era una katana. Yui-chan debe de ser muy friki de las katanas... Y aprovechando la ocasión, le saca el tema de los clubs. Es entonces cuando Take-Take le dice que es una egoísta que no más piensa en graduarse y punto, argumento que sigo sin entender de dónde sacó, y lo que hace enfadar a Yui-chan.
Sinceramente, yo también me hubiera enfadado. Es decir, te estás esforzando tanto por el bien de todos para que luego te digan que sólo piensas en ti misma. Aún así, Take-Take no es un mal chico.
De todas maneras, Yui-chan, como cualquier otro mortal, sabe que sólo haciendo algo molón olvidaría el enfado, por eso se pone a practicar a cortar el aire con su katana, al parecer un ejercicio muy relajante.

"Los chicos del Club de Irse a Casa se lo están tomando muy en serio. Y cada día se les ve más saludables de tanto caminar y comer manzanas."
"Mis plantas no sólo beben el agua natural que traigo en esta regadera que sólo se consigue a 12 kilómetros de la academia, en un bosque de helechos en el cual se esconde una fuente multicolor, también beben de mi alegría y positivismo."
"Este Deku Stick lo encontré en el Kokiri Forest, cómo llegué allí es un misterio que nunca se desvelará"
"Ese palo lo has cogido de bajo esos árboles"
"N-nadie te preguntó nada."
Pero esta vez es Take-Take quien encuentra a Yui-chan y comienzan una conversación que acaba en discursión, pues por alguna razón que más tarde se desvelará Take-Take no confía en nadie. Excepto en Tsuki-Tsuki, supongamos.
Violentamente se enfrentan en un extraño duelo no demasiado elegante. Un duelo extraño, diría yo, pues creo firmemente que Yui-chan tiene más destreza que Take-Take, sin embargo, él hizo como un War Cry y la asustó. No sé qué pensar respecto a eso, pero teniendo en cuenta que los Pokémon también se gruñen entre ellos y utilizan viles técnicas como "Ojitos Tiernos", lo dejaremos pasar.
Y con un extraño final, pues Take-Take que se piensa mazo fuertote invita a Yui-chan a entrenar con él... Corriendo cada mañana.
En realidad, queridos lectores, creo que esto es más profundo de lo que parece, y creo que puedo decir que... Take-Take sabe algo sobre Crazy Horse.
Sí, le habíais olvidado, verdad? Es todo parte del plan de Crazy Horse, también quiere que nosotros confiemos en él para luego traicionarnos, es el sentido de su vida.
Como iba diciendo, Take-Take sospecha de Crazy Horse, y por ese motivo decide ayudar a Yui-chan a hacerse fuerte, o al menos a mejorar su resistencia en el caso de que tenga que huir de su ya citada amenaza. Y es desde entonces que comienzan a correr cada mañana antes de ir a clase.
Un horror a mi parecer. No el hecho de ir a entrenar, sino el hecho de levantarse pronto.
Pero debo confesar que yo en mi vida anterior era un oso marrón de las montañas europeas, y que en mi corazón lo sigo siendo. Aún así, si Zero me dijera que toca levantarse a las 5 de la mañana para ir a correr yo lo haría.
Bueno pues, Yui-chan y Take-Take corren juntos durante muchas mañanas, y parece ser que muchas noche también. Todo sea por la supervivencia. Incluso salen a correr esa noche de lluvia.
Obviamente, nada bueno podía salir de ir a correr una noche/día de lluvia, básicamente porque de un buen catarro no te salvas, y luego porque algo tenía que suceder: Yui-chan cae por un barranco y Take-Take, con la fuerza de su corazón, logra romper su tobillera de moda para desbloquear sus poderes de Magical Boy y salvarla.

"Correremos todas las mañanas y todas las noche, el  Ragnarok no nos pillará desprevenidos o, al menos, sin unos niveles de stamina que nos permitan huir al espacio exterior."
Esa no es la pregunta correcta, Take-Take. Deberías preguntarte que por qué demonios se os ocurre salir a correr un día de lluvia.
"Pero qué pasa? Un terremoto?"
"Parece que a la naturaleza no le sentó bien que Balder el Guapo dejara el Club de Soft Ball por el de Irse a Casa."
Quería decir "sus poderes de dios".
Un dios fashion que lleva mechas plateadas, aunque no podremos apreciar como es debido su uniforme de magical boy, pues a penas nos hacen planos para ello.
Y ocurre algo muy extraño, pues, al salvarla Take-Take Mechas Plateadas le promete a Yui-chan que la protegerá. No comprendo de dónde salió tanto cariño tan de golpe... Espera, tiene que ver con la razón que debo desvelar ahora luego! Pero antes Zeus-san-no-shota los teletransportará al hall de la academia para comentarles cierto aspecto que no había citado en el primer episodio y que tenía que haber hecho...
Pues, romper el accesorio de moda otorgado por él mismo para bloquear los poderes de nuestros dioses suponía una gran ofensa, y que eso significaba prácticamente la expulsión del juego, pero no para irse a casa, sino para convertirse en una bonita estatua para el jardín de la academia, lo que quiere decir, como bien sabréis, que los alumnos sin personalidad se dedicarían a rayar con permanente poniendo sus nombres, sus nicknames o incluso guarradas que nadie querría leer.
Un verdadero CASTIGO, con mayúsculas.
Demasiado asustado como para poder creer lo que oye, Take-Take, ahora con su normal suit, huye despavorido con esa resistencia adquirida en sus últimos entrenamientos. Seguido de Yui-chan, ya que Tsuki-Tsuki no sabe cómo actuar.
Comprendo a Tsuki-Tsuki, pues aunque os parezca inútil en esta ocasión, hay personas que no saben cómo actuar en estos casos, por lo que más vale que se queden al margen si no les piden ayuda directamente.

"Takeru-san, por qué te brillan tanto los ojos si estás prácticamente en un contraluz?!"
Qué diantres le sucedió en el pecho?
"CÓMO ES POSIBLE QUE A MI ESTATUA NO LE HAYAN PINTADO LAS UÑAS?!?!?!
Y CÓMO ES POSIBLE QUE SE OLVIDARAN PINTÁRMELAS A MI?!?!?!?!"
Pero Yui-chan tampoco consigue que Take-Take se calme, y aún diciéndole que confía en él y que todo saldrá bien, Take-Take sigue huyendo. Y es ahora cuando Tsuki-Tsuki entra en escena para desvelar la verdadera historia y el único motivo por el cual su bro desconfía de todo ser...
Veréis, queridos lectores, cuando Take-Take no era más que un shota, inocente y feliz, tenía una compañera diosa que le cuidaba, algo así como su niñera. Pero mucho más que eso, pues, como shota magical boy, Take-Take era responsable de la felicidad del mundo entero, para lo cual luchaba contra las desgracias que amenazaban a las jovencitas con bonitos porvenires, y esta amiga suya era su compañera. Esa clase de compañera que siempre lleva preparada una Apple Gel para cuando la necesitas y que desperdicia Magic Points por todos lados. Un sol.
Desgraciadamente, durante la casi batalla final contra el Poderoso Maligno y su Lameculos, cuyas identidades serán desveladas más adelante, pero que os digo yo ya que está directamente relacionado con Crazy Hose y su jefe, Thanatos, la compañera anónima de Take-Take cae derrotada por un barranco. Traumado por la pérdida, Take-Take decide dejar su empleo de Magical Boy. Para su desgracia, como lo de ser Magical Boy se tiene que llevar en secreto, nadie supo jamás cómo murió su niñera, por lo que le echaron a él las culpas. Trauma doble. Y ese es el motivo por el cual no confía en nadie, todo fue culpa del Poderoso Maligno.
Ser un Magical Boy es en realidad un auténtico drama.
Mientras Tsuki-Tsuki le cuenta esta verdad tan importante a Yui-chan, Take-Take piensa en todo lo que le ha dicho ella y decide ir a pedir disculpas por nada a Zeus-san-no-shota.

"... Y el Poderoso Maligno le robó su joya más preciada, la Concha Plateada, pasada de generación en generación en su familia, y luego se comió delante suyo todas las galletas de chocolate mientras se reía de él, y..."
"Por favor, ya basta de tanta tragedia!! No tengo corazón para seguir oyendo esta historia ni más lágrimas que derramar!"
"Aún así, decidí que lo mejor era contártelo, por lo que seguiré hasta el final, que sería nuestro tiempo actual, por lo que me quedan relatarte 10 años más de su vida."
Eso de comer manzanas le hace más inteligente. Es lo que tiene ser un Chico Sano.
Es obvio lo que su mirada nos intenta decir...
Afortunadamente, antes de darle tiempo a humillarse a sí mismo, aparecen Yui-chan y sus amigos para defender la verdad, tal y como la justicia manda hacer, pues, evidentemente no fue culpa de nadie que se rompiera la tobillera no-fashion de Take-Take, por lo que esta mitad de episodio ha sido una tontería de drama por el cual no hacía falta pasar, pero no importa porque salía Toto-sensei.
Una vez puesto en ridículo al mismísimo Zeus-san-no-shota en un bonito discurso de Yui-chan, Toto-sensei decide que mejor cambiar de tema antes de que las cosas empeoren, y con ese motivo les envía a todos a clase.
Así, y de esta manera, el episodio acaba con todos ellos tan felices como si nada hubiera sucedido y retomando el tema de los clubes a los que Take-Take podría unirse.

Le dedicamos la imagen X-Large a Toto-sensei, por ser tan fashionista.

Así que, como podéis ver, Ceanibiscil volvió a salir en una esquina del episodio durante 2 segundos si cabe. Pero no perdamos la esperanza, por favor.
En general, el episodio de esta semana no ha sido nada especial. Han habido un par de momentos graciosos y punto, y como de costumbre se han ahorrado animación poniendo imágenes estáticas. Pero eso no logra quitarme las tantas preguntas que me pasan por la cabeza, ya que mi naturaleza me obliga a cuestionar cualquier cosa, parece ser. ¿Qué sabrá realmente Take-Take sobre las viles intenciones de Crazy Horse? ¿Cual será la verdadera identidad del Poderoso Maligno? ¿Resucitará o volverá espiritualmente la compañera anónima de Take-Take, igual que ocurre a veces? Supongamos que no. ¿Cómo es posible que hayan olvidado pintarle las uñas a Loki el Chico Saludable? ¿O es cosa de que Balder el Guapo olvidó comprarle el pintauñas? ¿O tiene que ver con las secretas actividades que se realizan en el VClub de Irse a Casa? Pero lo más importante... ¿Qué hacía Hades-kun tras aquel árbol por la noche? Preguntas sin resolver que seguramente tampoco tengan respuesta el día de mañana. Y entre todo esto se me hizo Sábado.

Sin nada más que decir sobre el episodio semanal, llegó la hora de preparar el post sobre un clásico que acabo de pasarme.
Jeronimo, Mike, Jeronimo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cute Spinning Flower Red